Recorridos y preguntas para “Narrativas en dos cuerpos” | IDA MARA FREIRE e RAQUEL PURPER

português

Reflexiones sobre la Acción 1: Narrativas en dos cuerpos del proyecto Cuerpo, tiempo y movimiento en seis acciones de danzaconcebido por Sandra Meyer, Milene Duenha, Paloma Bianchi y Diana Gilardenghi.

Corpos-Acao1Diana Gilardenghi y Sandra Meyer. Acción 1: Narrativas en dos cuerpos 

Recorrido 1: Subjetividad

¿Dónde sucede la danza? La experiencia de vida se desliza sobre las subjetividades de dos grandes artistas de danza: Diana Gilardenghi y Sandra Nunes Meyer. A través de la narrativa de sus historias de vida entrelazadas por sus historias en la danza, el espectador vislumbra los contextos que atravesaron las subjetividades de estas artistas en las culturas brasileña y argentina y que vinieron a encontrarse en la ciudad de Florianópolis. Al mencionar la presencia de la dictadura juntamente con la descripción de algunos momentos de sus experiencias danzantes podemos sentir que la subjetividad, de hecho, no es un lugar íntimo y privado, y sí, un lugar de cruce de fuerzas que nos alcanzan.

Recorrido 2: Cuerpo

¿Qué es lo que sucede en el cuerpo cuando se baila en la sala de clase? Ellas empezaron una conversación entre cuerpos, acordándose de las clases de danza, el discurso de las profesoras de jazz, de ballet, un recordatorio corporal. Secuencias con pasos marcados, reconocemos los de Marta Graham. Los gestos se componen: el cuerpo de una con la mirada de la otra. Palabras. La lectura de los currículos, una presentación personal, formal, infinita que no da cuenta de todo lo que sus cuerpos cuentan sobre sí mismos: sus danzas, sus historias, sus biografías inacabadas. Después de la conversación, de la incomodidad, del extrañamiento, ellas abandonaron las palabras buscando respuestas al momento siempre nuevo del aquí y ahora, memoria en vida, archivo vivo del cuerpo que danza…, sin parar. Sandra implora: alguien puede parar… No. Vamos a transformar… el paso, la danza, el tiempo, la vida… la propia muerte del cuerpo en de-com-po-si-ción.

Recorrido 3: Espejos

¿Qué es lo que se mantiene y lo que se disipa cuando se baila en el escenario? En el inicio del espectáculo, el público asiste a la preparación de la artista brasileña Sandra Nunes Meyer y de la artista argentina Diana Gilardenghi en un pequeño salón de danza con espejos, la cual crea un espacio íntimo y dispara la sensación de compartir un ensayo. Ellas recuerdan juntas la secuencia de movimientos que van a realizar posteriormente y luego empiezan efectivamente los movimientos. Paréntesis para hablar del espejo: ellas no lo utilizan todo el tiempo, o mejor, el primer momento en que se posicionan en el espacio no tiene lugar delante del espejo que, creo, sería la actitud más formalizada cuando se empieza un calentamiento en una clase de danza con espejos y eso es una de las primeras rupturas del trabajo.

Corpos-Acao1cDiana Gilardenghi y Sandra Meyer. Acción 1: Narrativas en dos cuerpos

 

Recorrido 4: Sonoridades

¿Un tango argentino va mejor que un blues? El paisaje sonoro que ellas proponen no se llena con música, y sí, con los comentarios de ambas sobre las dificultades de ejecutar ciertos pasos y los dolores que sienten. Aquí la danza se relaciona con una melodía de palabras, lo que es extremadamente interesante, viendo que el público se vuelve cómplice, tiene acceso a los bastidores y a la revelación (por si alguien pensaba que era diferente) de que el trabajo de un bailarín es arduo, envuelve dolores, disciplina y superación. El cuerpo de ellas, año 1957, marzo, abril, mayo. Cronos en pasos, en compases, de un tango, de un blues… Summer Times. Kairós. El sonido de la voz cristaliza el gesto, en el tiempo del verbo conjugado en el pasado.

Recorrido 5: Memoria

¿Qué sucede con el cuerpo entre la pared y el suelo? ¿Qué se puede encontrar en la oscuridad y entre los escombros? Una conversación entre artistas de danza permeada por memorias de sus historias de vida y de sus historias en la danza. Las reacciones que cada una esboza ante la información contada por la otra puede ser sorprendente, pues ellas permiten que exista ese espacio de reaccionar de inmediato. Memorias vivas a narrar la historia de la danza que pasa por el cuerpo vivo al bailar. Ayer, hoy, mañana encarnados, enraizados en el momento presente de lo efímero del cuerpo que baila.

Recorrido 6: Temporalidad

¿Qué danza es posible hoy? Casi al final de la acción, ellas comparten un momento que no estaba previsto –una composición en tiempo real– y que se desarrolló de acuerdo con la relación que ellas estaban estableciendo en aquel momento: la espera, la confianza en lo que vendría a ser, la casualidad como potencia de creación articulando las narrativas en dos cuerpos. Se congelan los gestos. Fotografía. Posibilidades del cuerpo en el espacio-tiempo de la danza. Registros, la hoja termina, la hoja se acaba, es otoño, tiempo de hojas en el suelo.

***

Lea también la entrevista con Diana Gilardenghi, Sandra Meyer, Paloma Bianchi y Milene Duenha