Mapeo Cultural: Un campo de estudio emergente e interdisciplinario entre investigación y práctica | HERMAN BASHIRON MENDOLICCHIO

 

cult2-533x800

Los días 22 y 23 de octubre de 2015, la capital de Malta, La Valeta, fue sede del congreso internacional Cultural Mapping: Debating Spaces & Places.

El Congreso, organizado por la Fundación La Valeta 2018, reunió a un importante número de expertos, investigadores y profesionales de la cultura de todo el mundo para presentar y debatir los estudios y proyectos actuales relacionados con el tema del mapeo cultural.

¿Qué es el mapeo cultural? ¿A qué tipo de prácticas, de investigación, de enfoques, metodologías, conceptos o campos de estudio nos referimos al hablar de este tema?

Generalmente definido como un campo emergente e interdisciplinario entre la investigación y la práctica, el mapeo cultural se está convirtiendo en uno de los campos más interesantes para explorar y analizar.

Conectado a la planificación cultural y urbana, fuertemente ligado a las nociones de espacio, lugar e identidad, el mapeo cultural surge como una herramienta colaborativa y participativa con un enfoque principal en la implicación de la comunidad y el conocimiento colectivo.

Otros elementos esenciales -tales como su naturaleza intercultural, el papel de los nuevos medios de comunicación, las alianzas fundamentales entre la investigación y la práctica, entre la universidad y la comunidad- han sido identificados y subrayados en la publicación Cultural Mapping as Cultural Inquiry, de Duxbury, Garrett-Petts y McLennan, a fin de comprender mejor y describir las diversas características del campo.

La cartografía cultural implica un sentido de participación activa, un papel renovado y central para los actores locales, un conjunto diversificado de objetivos e intereses que enfatiza el valor del “lugar” -con sus múltiples significados, su carácter cultural, sus raíces, narrativas y historias- más que su potencial meramente económico. Todos estos mecanismos y estrategias constituyen un gran cambio en la práctica de la planificación urbana y en la comprensión de un territorio, centrándose en las diferentes capas que circunscriben un lugar e implican su comunidad.

El congreso en La Valeta abrió espacio para una mayor profundización sobre estos temas y para compartir la información relativa a los diferentes proyectos desarrollados en el campo. Según la misma organización, los objetivos del congreso han sido:

  • Reunir a académicos y profesionales del mapeo cultural en todo el mundo, con un enfoque específico en los países/regiones europeas y mediterráneas;
  • Comparar y contrastar las tipologías y entendimientos existentes del mapeo cultural;
  • Apoyar el desarrollo de una mejor comprensión de cómo los ejercicios de mapeo cultural pueden ser utilizados como una herramienta para los responsables políticos y profesionales de la cultura;
  • Promover la cooperación entre los investigadores y los profesionales que trabajan en el campo del mapeo cultural;
  • Fomentar el debate sobre el legado de las prácticas culturales de mapeo.

Los dos ponentes principales, Pier Luigi Sacco y Aadel Essaadani, presentaron sus últimos proyectos en el campo, destacando su relación con la cuestión del desarrollo local. Pier Luigi Sacco, profesor de Economía de la Cultura en la Universidad IULM de Milán, ha definido la cultura no como un sector aislado, sino como un elemento esencial que se interconecta con todos los demás aspectos de la sociedad. En su presentación, Sacco introdujo metodologías de mapeo cultural que se han desarrollado en las experiencias de diseño de políticas concretas en la región de Veneto, Italia, y las Regiones de Halland y Skaraborg, Suecia. Entre los principales puntos a destacar en su presentación, es útil mencionar el papel central del proceso participativo en la fase de mapeo; la importancia de combinar educación y cultura; el significado del mapeo cultural para los responsables políticos; y la necesaria interacción entre los diferentes sectores de la sociedad a través de un enfoque holístico.

Dr. Aadel Essaadani, co-fundador de la asociación “Racines” y experto en políticas culturales, transmitió el tema del mapeo cultural desde la perspectiva de la sociedad civil, destacando el papel de la cultura como herramienta de desarrollo humano, social y económico. Essaadani presentó el proyecto artmap.ma, una base de datos en línea que proporciona información sobre los centros marroquíes de creatividad, difusión y formación, así como de artistas y profesionales de la cultura que trabajan en varias disciplinas artísticas.

Entre otras presentaciones, me gustaría mencionar la de Lia Ghilardi, fundadora de Noema, en el Reino Unido, que habló sobre la cartografía cultural como herramienta para hacer las ciudades resilientes y sostenibles.

La Dra. Maria Attard, profesora de la Universidad de Malta, centró su ponencia sobre el proyecto de mapeo cultural de La Valeta 2018. Culture Map Malta –una base de datos interactiva- tiene el objetivo de “catalogar todos los espacios a través de las islas maltesas que se utilizan con fines culturales, que van desde centros culturales establecidos (como museos, teatros y lugares de patrimonio) a espacios públicos y abiertos”. La Dra. Attard ha explicado en detalle la metodología de investigación y el trabajo de campo desarrollado con el fin de crear esta herramienta: desde la recogida de datos hasta su procesamiento y digitalización, utilizando el software GIS de código abierto.

Por otro lado, el Dr. Oleg Koefoed, Filósofo-de-Acción y co-fundador de Cultura21 Nórdica e Internacional, habló sobre el concepto de “siteness” (trabajando desde el sitio, en el sitio) y “errar” en relación con la sostenibilidad. Neil Peterson, consultor y experto de políticas culturales, examinó el método del mapeo cultural en relación con el modelo de la Capital Europea de la Cultura, concentrándose en el caso de Liverpool 2008.

El tema del mapeo cultural también fue analizado a través de la perspectiva artística, experiencial y personal. El proyecto RADICI, realizado por Paola Ponti, que explora a través de la danza y el movimiento de su cuerpo, la vida, las tradiciones y la geografía de la isla de Gozo; el mapeo personal de la relación entre el autor y su padre, que ha dado forma al video de David Jackson This is not my house; o el proyecto experimental Spatium Clausum, desarrollado por el artista Trevor Borg con la colaboración de la investigadora y comisaria Katya Micallef –que han participado en un proceso de colaboración con el fin de crear un mapa visual y poético alrededor del perímetro del Centro Mediterráneo en Valletta- son algunos de los ejemplos más sugerentes de este lado más creativo y emocional del mapeo cultural.

Los diferentes proyectos e ideas debatidas durante el congreso han demostrado cómo las metodologías de mapeo están en constante evolución, ya sea como modo de investigación o como práctica efectiva y mucho más horizontal, consintiendo la participación de la comunidad en general y la disección de las identidades ocultas de un territorio.

El Mapeo Cultural tiene como objetivo promover un proceso que respeta el ecosistema cultural, favoreciendo las interrelaciones naturales entre personas, lugares y entorno.

________________________

Original text in English published by ASEF/Culture 360 here