El fin del cubo blanco y el surgimiento de la Cromoexperiencia | GAUDÊNCIO FIDELIS

 português

El Museo de Arte de Rio Grande do Sul (MARGS), Brasil, abrió, en el 06 de diciembre de 20120, la mayor exposición de su historia, ocupando todas las galerías de la institución. Cromomuseu: Pos- Pictorialismo en el Contexto Museológico es una exposición que introduce el color como elemento problematizador del proceso curatorial, conduciendo a un desdoblamiento epistemológico del espacio (es decir una nueva epistemología del espacio), con el objetivo de ampliar el campo del conocimiento al introducir la interferencia y la perturbación del color en el proceso interpretativo de las obras.

Los museos deben presentar modelos de organización curatorial, proponiendo nuevas estrategias de exhibición que sean inovadoras y que produzcan conocimiento original. La exposición Cromomuseu representa una investida considerable tanto en el territorio museográfico de exposiciones cuanto en el universo conceptual y formal de las obras. Si en el modelo llamado laberíntico empleado por MARGS en la exposición Laberintos de la Iconografía, en 2011, el espacio físico era determinante para recorrer las obras y desarrollar un raciocinio interpretativo a partir de sus desdoblamientos, en el modelo cromolaberíntico empleado en esa exposición el color pasa a problematizarlas con vistas a introducir un movimiento visual y una contaminación de la mirada por el color a cada momento que el visitante vislumbra una obra en la exposición, lo que podemos llamar de cromoprobabilidad. Diversas cuestiones complementares sobre el color son tratadas a lo largo de ocho segmentos en que la exposición es dividida: Cromoteca: la experiencia, Cromofobia: la cultura, Cromocor: la política, Cromocubo: la ideología, Cromoforma: el espacio, Cromodrama: la expresión, Cromofagia: la absorción, y Cromonomía: la ausencia.

Sin embargo, se puede decir, no es su objetivo crear un ambiente intimista, acogedor, agradable o marcado por cualquier particularidad de ese orden, tan común en exposiciones que echan mano del colorido de las paredes pretendiendo volverlas más “atractivas”. Al contrario, en ese caso, la intención es crear una considerable incomodidad para el visitante a través de la excesiva impregnación del color, que puede parecer seductora en un primer momento, pero que pretende problematizar considerablemente la ubicación conceptual de las obras en el espacio de exposiciones.

Cromomuseu pretende, así, expandir los límites del espacio conceptual producido por el design de exposiciones y reglamentar una considerable parcela de problemas que fueran articulados por el uso de una paleta de colores con varias decenas de tonalidades. Al redimensionar el espacio por medio de la especialización de color (en contraposición o en complementar al color de las obras), la exposición re-estructura la condición espacial de su realidad material en una perspectiva curatorial de sistema experimental. Esa dimensión espacial de grande estatura de color puede ser acreditada a un nivel de impregnación y contaminación del espacio a través del color, atribuido al campo físico de la exposición.

Cromomuseu declara temporalmente el fin del cubo blanco al abandonar el espacio neutro y retornar a la interferencia intermitente del mundo externo en sus salas de exposiciones por medio del color. Con paredes saturadas, la exposición produce una densidad de color raramente experimentada en el espacio museológico, testando los limites de las obras en ultrapasar sus premisas estéticas y conceptuales en medio a un considerable ruido cultural representado por la diversidad de colores aplicada al ambiente de exposiciones. Sustituida aquí por el color, el marco cultural que cerca el arte, enseñase  un mecanismo problematizador que se configura como siendo considerablemente intruso. La exposición fue realizada exclusivamente con obras del acervo do MARGS de meados do siglo 19 hasta la contemporaneidad. De esa forma, hay una continuidad del extenso programa de exposiciones desarrollado en esta gestión, cuyo objetivo principal es privilegiar la visibilidad, la conservación y la producción de conocimiento sobre la colección del museo, que ya ultrapasa la marca de 3.000 obras. Con 223 obras de 147 artistas, Cromomuseu es la más ambiciosa exposición que el MARGS ha realizado en toda su historia, tanto en términos conceptuales cuanto en términos numéricos, caracterizándose como un proyecto curatorial de extrema relevancia para la reavaliación de los principios canónicos que rigen la producción artística, su circulación y producción de conocimiento original sobre ese cuerpo de obras en exhibición.

* Gaudêncio Fidelis es Doctor en Historia del Arte y Director del MARGS.

Entrevista con Gaudêncio Fidelis: http://interartive.org/2012/12/entrevista-gaudencio-fidelis/

Websites:

http://www.margs.rs.gov.br/

https://www.facebook.com/margsmuseu?ref=ts&fref=ts