Bosco-Caldana, un buen tándem de referencia | PALOMA G. DÍAZ (UNCOVERING CONTROL)

Spam Tower

Desde los comienzos de el CiberPaís, seguimos la trayectoria del tándem periodístico formado por Roberta Bosco y Stéfano Caldana. En cierta manera, son los culpables de buena parte de nuestro interés por el Media Art.

Si antes guardábamos sus artículos en papel, ahora continuamos interesándonos sobres sus nuevas propuestas digitales. Como homenaje a su excelente trabajo de investigación y divulgación, les realizamos unas preguntas sobre su evolución, metodología y nuevos retos profesionales.

U. Ctrl. ¿Cual ha sido vuestra trayectoria profesional hasta llegar a EL PAÍS?

Roberta llegó a España con la oleada pre-olímpica como corresponsal de prensa italiana y aquí se quedó. Antes de empezar a escribir para EL PAÍS ha colaborado con muchísimos medios diferentes, desde publicaciones alternativas y casi subversivas, como Frigidaire en Italia o Ajoblanco en España, pasando por revista femeninas (Vogue, Elle…) y de viaje y cultura, hasta prensa diaria (Sole 24 Ore, El Observador…), siempre escribiendo sobre tema de arte contemporáneo y cultura.

Stefano se licenció en ciencias naturales y desarrolló diversos trabajos de investigación entre la botánica y las nuevas tecnologías, contribuyendo con medios especializados. Por unas afortunadas circunstancias vivimos en primera persona todo el desarrollo de la tecnología informática e Internet, a partir de las primera consolas, ordenadores domésticos y las BBS.

Con la creación en 1998 del CiberP@ís, el suplemento de EL PAÍS del jueves dedicado a las nuevas tecnologías (que se publicó durante 12 años), empezamos nuestra trayectoria juntos. Nos estrenamos con Telegarden de Ken Goldberg, una obra de telepresencia en la red, que mezcla arte, tecnología y botánica, y desde entonces durante 12 años escribimos semanal e ininterrumpidamente, artículos con la voluntad de difundir la escena del net.art y las artes digitales en España desde un diario mainstream. En el periodo del eclosión de las nuevas tecnologías, CiberP@ís llegó a tener también una revista mensual en color, que nos permitió durante unos tres años sacar temas de más amplio respiro que podían desplegarse a lo largo de cuatro paginas… ¡todo un lujo, tras años contando caracteres!

En estos años también hemos comisariado eventos expositivos, en el mundo físico y virtual, incluyendo Conexión Remota, la primera selección de net.art para una muestra colectiva de un museo español (Antagonismos. Casos de estudio en el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona, con el comisariado de Manuel Borja-Villel) y también producido obras, como World Wall Painters de Área3, un cliente del Carnivore Project, que ganó el Golden Nica de los Ars Electronica Prix.

Cuando el CiberP@ís en papel terminó su vida,  El Arte en la Edad del Silicio  se convirtió en la evolución directa de una línea editorial que se ha desplazado a la red, que es en realidad su espacio natural.

U. Ctrl. ¿Cómo seleccionáis y organizáis el trabajo?

Es muy difícil saber donde termina el trabajo de uno y empieza el del otro. Excluyendo los temas de arte contemporáneo at large que los trabaja y escribe Roberta, los demás los hacemos juntos, en el sentido que también los pensamos y recopilamos la información juntos, además de escribirlos, que es sólo la parte final del trabajo. Stefano, por su parte, lleva prácticamente todo el peso de la parte gráfica y el diseño, por ejemplo en el caso de nuestro blog El Arte en la edad del Silicio y el nuevo proyecto que acabamos de lanzar, ARCO Bloggers

De hecho, nuestro trabajo se enmarca en la línea de lo que hablamos, trabajos en proceso, a menudo realizados por varias personas.

U. Ctrl. ¿Qué diferencias encontráis al escribir en un blog tan específico como El arte en la Edad del Silicio, con la metodología y temas tratados en vuestros artículos hasta el momento.

El “Silicio” fue una idea que nos planteamos ya en 2009, cuando EL PAÍS empezaba su plataforma de blogs online. Luego el proyecto se ha quedó en el trastero hasta comienzo de 2012, cuando de un día al otro se volvió a hablar del tema. Un día nos llamaron del diario y nos dijeron “tiradlo adelante” y al cabo de cinco días, el 24 de enero, el blog estuvo online.

Este espacio está abierto a todo el público y es una oportunidad para todos de participar en tiempo real introduciendo noticias vinculadas al arte de las más variadas, exposiciones, eventos, becas, convocatorias. Todo el mundo que tenga una obra que quiera enseñar y un enlace que quiera compartir, puede publicarlo en este espacio, que se encuentra justo después del banner publicitario en la columna derecha del blog. Se están apuntando también las oficinas de prensa de museos, galerías, artistas y asociaciones y esto ayuda a crear interés para la comunidad no necesariamente vinculada a lo digital y a crear un interés en el espacio del blog que supera el que pueden genera las contribuciones, que solemos publicar en este espacio.

U. Ctrl.  ¿Qué obras, artistas o líneas de trabajo os interesan más en los últimos tiempos?

Nuestro interés es muy variado. Tenemos una particular preferencia por la creatividad online, algo en lo que se han centrado siempre también nuestras iniciativas curatoriales. Nos gusta el net.art y toda obra también instalativa que se pueda experimentar a través de las red, ya que incluye el germen de lo que ha sido la génesis y la unicidad de la creatividad vinculada con las nuevas tecnologías. Ubicuidad, democratización, participación, creación compartida, son los ejes temáticos que articulan nuestro enfoque editorial y personal.

Siempre intentamos proponer algo que se pueda experimentar desde casa, a prescindir de dónde vives. Esto es una posición que te aleja del viejo enfoque editorial, donde simplemente se describen y analizan obras y muestras, cuyo contenido se puede disfrutar simplemente dando por verdaderas las impresiones que ha tenido el periodista. Poder ver una obra a través de las red o de materiales multimedia, permite al lector también disentir con lo que el periodista le está contando y en una plataforma como el “Silicio” también opinar libremente a través de los comentarios con algo que no compartes. Esto no significa que de vez podamos hablar de algo que se pueda ver sólo estando presente en algún espacio expositivo.

Domestic Tension

U. Ctrl.  ¿Que obras sobre vigilancia y control nos recomendaríais?

Esto de la vigilancia en un campo muy amplio. Estamos esperando con mucha expectativa el estreno de Spam Tower de nuestro amigo Ricardo Iglesias, que lleva muchos años trabajando con nuevas tecnologías, vigilancia y sus relaciones entre espacio público y privado.

Tenemos un cierto cariño por las inolvidables performance de Surveillance Camera Players . Nos fascinan los proyectos de performance en tiempo real centrados en las webcams que siempre procuramos difundir, como ha sido la reciente de Eugenia Lim o Domestic Tension  de Wafaa Bilal de 2007, un artista iraquí que se hizo disparar bolas de pintura durante casi un mes encerrado en una galería de Chicago.

Para citar una obra emblemática sobre la vigilancia nos gustaría hablar de Safe zones, no 7 (The toilets at ZKM)  del sueco Jonas Dahlberg , que se realizó para la muestra ctrl[space]  en el ZKM de Karlsrhue. Se instalaron unos monitores en blanco y negro justo fuera del baño del ZKM, que generaban un cierto desconcierto en los usuarios, ya que parecía que transmitían una imagen en tiempo real del interior de los servicios. En realidad una vez dentro se descubría que la cámara grababa simplemente una pequeña maqueta idéntica al baño. Luego Dahlberg realizó obras parecidas para otros espacios y otros baños 😀 Más que las reflexiones sobre el control de los sistemas de vigilancias a los que estamos sujetos, hay otras problemáticas que nos parece importante considerar. Además de las videocámaras, las nuevas tecnologías están marcando cada día niveles de vigilancia inverosímiles: desde teléfonos que nos ubican en el espacio físico en cualquier momento, pasando por las redes sociales, hasta cámaras digitales que con los datos EXIF te ubican en el espacio y te proporcionan las coordenadas geográficas de donde han sido tomadas las fotos. Las videocámaras de vigilancia no son lo que al día de hoy nos da más miedo. Plataformas como Facebook son mucho más invasoras de la privacidad. Todavía no está claro que pasará en futuro con todo lo que la gente está subiendo en Facebook. Las vidas de la gente están todas juntas en un mismo sitio y como ya hemos visto estas plataformas pasan rápidamente de mano a quien más ofrece para ellas…

Desconocemos si ellos son conscientes de que sus artículos son referentes importantes para muchos de los aficionados a la creación en general y al new media art en particular. Esperamos que su influencia continúe durante mucho  tiempo. Nos hacen falta.

Safe Zones, no.7

Paloma G. Díaz
La entrevista fue publicada por primera vez en Uncovering Control, el 3 de diciembre de 2012