“Feather Tales II” l LABORAL CENTRO DE ARTE Y CREACIÓN INDUSTRIAL

 

LABoral inauguó el pasado jueves 25 de Octubre Feather Tales II, una instalación de Ricardo O’Nascimento y Ebru Kurbak.

La obra ha sido producida por el Centro de Arte tras una residencia de los artistas que fueron seleccionados en la convocatoria ‘Oficina de Proyectos’, que incluía la producción de dos propuestas de artistas asturianos o residentes en Asturias y otra, dirigida a creadores de cualquier nacionalidad interesados en realizar una residencia artística de dos meses de duración en el Centro.

La obra es un work in progress de dos creadores que utilizan las prendas de vestir como una forma de comunicación y de protección, situándolas en el núcleo de unas investigaciones que vinculan el diseño y la moda.

La instalación que O’Nascimento y Kurbak han producido durante la residencia artística desarrollada este verano en LABoral, es un entorno sensible e interactivo que surge de un escenario imaginario en el que un diálogo secreto entre ondas electromagnéticas y su entorno material resulta ligeramente visible y, en consecuencia, cautivador. Las columnas del espacio de la exposición, que están cubiertas con plumas, son hipersensibles a las ondas emitidas por los dispositivos de comunicación móvil. Cuando las señales electrónicas cruzan el espacio, estos elementos empiezan a mostrar reacciones involuntarias que se traducen en un movimiento de las plumas, también conocida como “piel de gallina”. La piel de gallina es una reacción psicológica que puede surge en los animales en función de una serie de estados emocionales, como por ejemplo la irritación, el miedo, la admiración o el deseo sexual. De ese modo, en Feather Tales la existencia de un diálogo secreto se torna visible a los visitantes, mientras que las emociones que lo originan siguen siendo desconocidas.

La instalación se compone de 200 unidades reactivas con 1.000 plumas blancas de avestruz distribuidas por la Sala Nueva de LABoral. Cada unidad incorpora un sensor electromagnético, un procesador, un servomotor y plumas movibles. Cuando se detecta una señal cerca de un sensor, las plumas empiezan a titilar y en consecuencia a moverse. Las unidades son sensibles a una variedad de frecuencias que van desde la telefonía móvil hasta el WiFi y el Bluetooth. Por lo tanto, se brinda a los visitantes la oportunidad de interactuar con el entorno utilizando sus propios recursos.

La obra se mostrará en el Centro de Arte y Creación Industrial hasta el 4 de febrero de 2013