Nuno Ramos: La Literatura, un muñeco de alquitrán | EDUARDO JORGE

português


Cujo, 1997            O Pão do Corvo, 2001                Ó, 2008

Nuno Ramos (São Paulo, 1960) es un nombre destacado en la literatura brasileña contemporánea. Esta afirmación lo inscribe en el campo literario con varias cuestiones. Tales cuestiones están influídas por el carácter de precisión y experimento en lo que dice respecto al lenguaje, en una escritura articulada entre la estructura y la materia amorfa. Con una trayectoria en las artes visuales, incluso con una fuerte llamada a la presencia de la palabra en diversos trabajos visuales, la obra literaria de Nuno Ramos parece afirmarse un territorio propio junto a la escritura, aunque el autor haga de éste un campo movedizo: la palabra es puesta en sus límites.

Al estrenar el libro con Cujo, de 1997, Nuno Ramos apunta hacia una continua morfología de la vida y de su entorno, comprendiendo objetos y las demás superficies, que en Cujo se condensan en el nombre de “piel”. El término “piel” aquí puede ser ampliado como el revestimiento de la materia, esta en una continua metamorfosis. En Cujo, Nuno Ramos es un inventor de “pieles”, al final fue en este estreno donde él imprimió el gesto de “inventar una piel para todo”. A partir de reflexiones sobre tal revestimiento consensualmente humano, la escritura aforismática en el referido libro parece reflexionar en el campo de la aparición de objetos, de animales y de humanos, campo que se concentra aparentemente en la visión retiniana. “Lo disforme acaba organizándose en la orilla”, señala Nuno Ramos en uno de los fragmentos de Cujo. Son estas orillas las que el autor explora a lo largo de sus libros, de sus textos, que oscilan entre el ensayo, la narrativa, el material plástico y el poema. Como en un juego de muñecas rusas, Nuno Ramos crea un vaivén en sus libros, donde de las orillas de su escritura emergen otros textos o incluso algunas obras visuales.

En O pão do corvo estas orillas están más organizadas. Por lo menos aparentemente. Publicado en 2001, el límite de este libro parece otro. Si en Cujo existía un fuerte carácter del aforismo, en este, en O pão do corvo, se aproxima a un apunte, donde los límites del diccionario también entran en juego. Como una manera de ampliar las orillas, el pequeño conjunto de este volumen trae de modo más contundente la materialidad de las palabras, como en el trecho del “apunte”, “un comunicado sobre las palabras”: “Las palabras están hechas de materia oscura, casi sólida. Se secan rápidamente, después de pensadas o dichas. Pero se secan también antes de que salgan de la boca, cuando dejamos de utilizarlas de manera apropiada”. En un juego de nuevos usos, Nuno Ramos reitera un uso de la palabra en tanto que materia, no en las artes visuales, sino en el campo literario. Este proyecto de materializar las palabras como motivo desplaza la sintaxis al mismo tiempo que insiere una transitoriedad a los gestos pré-lingüísticos, donde la palabra, ocuparía incluso, un lugar performático. En O pão do corvo ésto no sería, por tanto, un metalenguaje, pues Nuno Ramos se vale más de lo metamórfico que de lo metafórico. No es ésta una opción clara, ya que a lo largo del libro parece existir un conflicto entre la palabra oral, fuente del soplo de vida y la palabra impresa, ya predestinada a la muerte, destituida de cuerpo y de aire humanos, creando así, como afirmó el escritor, una “sintaxis entre fósiles paralizados, cargados de materia y de peso”. La palabra, en fin, ocupa el umbral entre la vida y la muerte.

Siete años después de O pão do corvo, en 2008 fue publicado Ó. El movimiento de expansión de la escritura – del aforismo al apunte – del primer al segundo libro se vuelve otro: los textos de Nuno Ramos, en Ó, ganan cuerpo literalmente, un cuerpo que mantiene algunas inflexiones y que parece investigar continuamente el propio cuerpo y sus límites en el lenguaje. En este aspecto, en Manchas na pele, linguagem, narrativa que abre el libro, el lenguaje permanece tenso, desconfiado del mundo de los nombres, quedando suspendido en un “reino de la pregunta”: “Así, suspendido, murmuro un nombre confuso a cada ser que llama mi atención y toco con mi dedo su frágil solidez, fingiendo que son homogéneos y continuos.” El lenguaje, generalmente puesto en duda por los límites de las narrativas de Nuno Ramos, sería ese velo que  crea ilusión en torno a la impresión de continuidad en el mundo. Nuno Ramos, de este modo, combina pathos, drama y gesto – para citar a Georges Didi-Huberman – para en Ó, en líneas generales, abordar que somos seres discontinuos y que un abismo nos separa a todos nosotros – para citar Georges Bataille. El lenguaje sería una ilusión que llena esta falta.

En el color de este abismo, el cuerpo, para Nuno Ramos, lejos de rendirse a una simple metáfora, como él bien definió en una entrevista cedida al Suplemento Literario de Minas Gerais en noviembre de 2009, sería “un muñeco de alquitrán”. En esta definición, Nuno Ramos parece apuntar lo que pasa en su propia producción, parafraseándolo: “siempre lista para pegarse en algo o para dejar que algo se pegue en ella.”

PROYECTOS, ROTEROS, ENSAYOS, MEMORIA.

Con este subtítulo, Nuno Ramos publicó, en 2007, Ensaio geral. Y en este volumen de unidad dudosa Nuno Ramos parece operar un pasaje entre mundos, sugiriendo una “simultaneidad poética”. Esta súbita vecindad de distintos lenguajes, tales como arte, fútbol, canción, literatura, proyectos de exposición, guiones y un diario, marcan algunos cruces en su obra. De este modo, más que afirmar un término gastado como multimedia (que resume los procedimientos de pesquisa de lenguaje con múltiples materiales), sería posible afirmar una travesía anacrónica de distintos materiales (o incluso de bajos materiales) para pensar la propia producción de Nuno Ramos. Emprendiendo un esfuerzo para resumir esto, podríamos afirmar que existe una aventura en el campo de la materia efímera, la vida. En el ritmo de esta producción, en este año, en 2010, dos nuevos libros de Nuno Ramos serán lanzados en Brasil. Tratase de las narrativas de O mau vidraceiro y el libro de poemas Junco.

LOS MÚLTIPLES (BAJOS) MATERIALES.

Los materiales visuales verbalizados en la escritura de Nuno Ramos literalmente pueden ser vistos en diversos trabajos del artista. Los materiales bajos empleados por el artista consisten en vaselina, fieltro, resina, cal, agua, arena, donde estos crean un ambiente de viscosidad, amorfo, que internamente juega con materiales de la naturaleza estructurante tales como mármol, vidrio, espejos, rocas. Este conflicto presente en los textos de Nuno Ramos aparece en el campo visual. En obras como “111” (número que marca la cantidad de muertos por la acción de la policía en 1992 en la cárcel de Carandiru), además de la respuesta inmediata del artista, existe una presencia dramática de la palabra, que son específicamente los nombres de cada uno de los presos muertos en aquel suceso.


Pele, 1989                              Craca, 1995/96   |fotos:Eduardo Ortega

En 1989, este conflicto de materiales se hace visible en Pele. Esparcido en el suelo del espacio expositivo, el trabajo, hecho con resina, óleo, algodón engomado y malla metálica, crea un campo amorfo cuya identificación figurativa puede ser hecha por la identificación con una forma de cabeza de caballo. Otro trabajo que incorpora este conflicto, de otro modo, es Craca. Participando de la 46ª Bienal de Venezia, Craca es una vasta sábana marina que nos da la idea de movimiento. En esta pieza de aluminio fundido trae a la superficie materiales fosilizados tales como huesos, peces, cráneos, alcachofas, serpientes, en fin, restos orgánicos de la vida animal y vegetal. Una segunda escultura puede verse en el Parque de las Esculturas, en Ibirapuera, São Paulo. Otra instalación del artista es el trabajo Morte das casas, de 2004. Este tiene como punto de partida el poema “Morte das casas de Ouro Preto”, de Carlos Drummond de Andrade (ver fragmento), donde un coral recita un fragmento del poema mientras llueve sobre las cajas de sonido.


libro-objeto: Balada, 1995           Morte das casas, 2004 |fotos:Eduardo Ortega

Además de trabajos de instalación y escultóricos, Nuno Ramos en su trayectoria como artista incluye en su producción la pintura, el vídeo y el libro-objeto. Sobre la producción del artista Nuno Ramos, existe en Brasil un libro-catálogo, publicado en 1997 y hecho por críticos que acompañan su producción: Lorenzo Mammí, Rodrigo Naves y Alberto Tassinari. En este libro, existen más de 150 reproducciones en color de las obras táctilo-visuales de Nuno Ramos.

 

 

Fragmento del poema “Morte das Casas de Ouro Preto”

Sobre o tempo, sobre a taipa,

a chuva escorre. As paredes

que viram morrer os homens,

que viram fugir o ouro,

que viram finar-se o reino,

que viram, reviram, viram

já não veem. Também morrem.

Carlos Drummond de Andrade, del libro Claro Enigma.