Visual Public Service: al servicio de la comunidad | PEDRO DONOSO

Newcomers-projections-1

Newcomers-projections-2

Newcomers-projections-3

Newcomers-projections-4

Numbers-&-Bureaucracy-1

Numbers-&-Bureaucracy-2

Numbers-&-Bureaucracy-3

All images by Jóse Délano

La intención del colectivo de intervención urbana Visual Public Service, VPS, es hacer un llamado a la reflexión y comprensión de los problemas y situaciones de la población “no artística” invitándola a tomar parte en intervenciones públicas abiertas. El pasado mes de agosto VPS trabajó en Berlín, una urbe en la que cada día se debate el rol del refugiado en la ciudad y dentro del estado alemán. El colectivo se enfocó allí en las personas reales detrás de la etiqueta de “refugiado”. De ahí el nombre de la intervención: Newcomers (recién llegados).

Veinticinco frases seleccionadas entre múltiples entrevistas con refugiados – principalmente sirios– fueron proyectadas en dos puntos emblemáticos de la ciudad de Berlín: una pantalla de cine de gran formato instalada en Prinzessinnengarten en la nueva “Nachbarnschaftakademie” con vista a la rotonda de Moritzplatz y un conocido local en Oranienstrasse 45. De igual modo, se hicieron mil afiches que se distribuyeron por el espacio público. Por último, 1.146 barquitos de papel fueron instalados en Oranienplatz. Cada bote representa a 50 refugiados llegados a Berlín, lo que viene a representar el número total de refugiados acogidos oficialmente por la ciudad de Berlín desde enero de 2015: 57.300 recién llegados.

  1. There is no hope for words on paper.
  2. 60 people on a 6 foot raft.
  3. We thank the German people.
  4. I hope to be part of their community.
  5. I didn’t expect such a welcome.
  6. Our goal is to be integrated it is our responsibility.
  7. We chose this destination.
  8. Here there aren’t any problems.
  9. I like the German language.
  10. We understand your fears.
  11. I would prefer not to have come as a refugee.
  12. Be patient.
  13. I wish for peace to return to my homeland.
  14. My life before was perfect.
  15. My goal is to find a job to find myself.
  16. Our life has been stopped for the last 4 years.
  17. I left my home because I had to.
  18. So many countries live inside us all.
  19. I feel safe in Germany.
  20. Every evening there was only sausage and nothing else.
  21. I would rather be called a newcomer.
  22. If I were with my family everyday would be a celebration.
  23. I work in computer programming .
  24. The german language is our main difficulty.
  25. I wish a free life.

“Existen cientos de comunidades sin voces que, por medio del arte, pueden llegar a ser protagonistas de su entorno.” José Manuel Délano, miembro del colectivo VPS

-Cómo surge este colectivo:

“El colectivo inicialmente surge en 2013 en Venecia como respuesta a lo que veíamos en la Bienal de arte. No estábamos conformes con el status elitista y exclusivo que parecía tener ese evento. Creíamos que la gente común no tenía un rol ni el espacio público era protagonista. Pero en lugar de criticar, nos propusimos confundir a los visitantes enfocándonos hacia nuevos protagonistas de la Bienal. Por eso pusimos en primer plano a los vecinos y dueños de locales de la Avenida Garibaldi (la calle que todos toman para llegar a Giardini y Arsenale). Queríamos darle una voz a ellos, que fueran los nuevos artistas protagonistas de la Bienal.

Procedimos entonces a trabajar en colaboración con ellos, en las vitrinas de sus tiendas, instalando textos que simularan los que se pueden encontrar en una galería de arte. Los dueños eran presentados como artistas, lo que vendían era su obra, los materiales de estos, su medio. Otros presentaban textos que preguntaban por los límites del arte o el rol del artista. Por las noche proyectamos encima de las tiendas una serie de animaciones que coqueteaban con los códigos de la publicidad pero por contraste entregaban un contenido que cuestionaba el entorno y la Bienal.

Al ver la fuerza e interés que surgía tanto en los nuevos protagonistas como en el público que visitaba la Bienal, nos propusimos continuar la búsqueda de nuevos protagonistas en otras ciudades.”

– La calle como espacio para la reflexión:

“La calle lo es todo para nosotros. No sólo por ser espacio público sino por su diversidad: lo que nos cautiva son los que la habitan. Estamos convencidos de que es aquí donde realmente juega un rol trascendental el arte. El público que visita galerías y museos seguirá siendo siempre el mismo. No buscamos llegar a ellos, si no al contrario, buscamos provocar la reflexión, una mirada, un minuto aunque sea, del transeúnte común que recorre las calles y acostumbra solo a ver avisos comerciales o a las demás personas que corren para llegar a su destino. Somos la pausa en la locura diaria, la voz que no vende nada, la antena transmisora que comunica a los que están tras bambalinas.”

– La reacción de la gente:

“Aparece un interés del desinteresado, una contemplación del que va con prisa, un agradecimiento del nuevo protagonista que ve cómo su mensaje llena las calles. Sentimos que estamos entregando un servicio público (por eso el nombre). Vemos que la gente se sorprende que no tengamos un discurso que se impone, una historia que busca entrar a la fuerza o una ganancia comercial. Y eso en días, lo valoran. Nos sentimos eternamente compensados por las reacciones de los que pasan y se detienen.

En Venecia, buscábamos al visitante del mundo del arte que había viajado para visitar la Bienal. En Valparaiso, al habitante local ajeno a su realidad o al turista que solo ve la historia bucólica que el puerto vende. En Berlín, apuntamos al habitante local inseguro ante esos nuevos recién llegados a su ciudad.”