Conexiones Emergentes en Malta: Encuentros, Residencias e Intercambios | HERMAN BASHIRON MENDOLICCHIO

og-valletta-2018-image

No cabe duda de que dentro de una programación cultural tan extensa y a largo plazo como la de una capital europea de la cultura, uno de los objetivos prioritarios es establecer mecanismos eficientes de encuentros e intercambios – tanto de profesionales como de públicos – entre el ámbito local e internacional.

La situación cultural contemporánea de Malta pasa por un momento de clara ebullición, extremadamente estimulante y efervescente. Muchos elementos juegan a su favor: la futura capitalidad europea de la cultura, con Valletta2018; el amplio programa cultural relacionado con la coordinación de la Presidencia del Consejo de la Unión Europea durante el primer semestre del 2017; y la acogida de múltiples encuentros y eventos culturales internacionales – los más recientes el World Summit del IFACCA o el Forum del Anna Lindh. Todos ellos constituyen una coyuntura política, social y cultural prácticamente única.

El sector cultural maltés se encuentra así ante un panorama totalmente nuevo y inexplorado. Si bien son todos conscientes de su proprio patrimonio cultural, el encontrarse – hic et nunc – en el centro del mapa de los flujos de la cultura contemporánea internacional, requiere enfrentar nuevas responsabilidades y estrategias.

La sensación de vértigo, el miedo a dar pasos en falso, estar bajo un foco que no sólo te ilumina sino que hace también visibles tus debilidades, las nuevas oportunidades que pueden crear celos, la aprensión por la herencia y el post-18, la inmensa responsabilidad de imaginar nuevos modelos y proyectos o el tener una hoja en blanco sobre la cuál escribirlos y dibujarlos, son algunos de los escenarios – y naturalmente, de los desafíos – que se pueden presentar en el contexto contemporáneo Maltés. Todo riesgo, en este camino progresivo de renovación y re-contextualización cultural, vale hoy la pena.

El primer impacto ante este nuevo y excitante escenario ha sido sorprendentemente positivo. Las sinergias productivas entre el Arts Council Malta, la Fundación Valletta 2018, el Ministerio de Cultura (Ministry for Justice, Culture and Local Government), los numerosos consejos locales y las diferentes entidades culturales y educativas del país, representan un modelo eficaz que parece funcionar correctamente.

Frente a toda crítica, necesaria y constructiva, resulta útil una participación lo más amplia posible – del sector local, pero también en diálogo con los profesionales internacionales – para construir un nuevo contexto cultural compartido. Dar confianza a las iniciativas más jóvenes y experimentales, así como seleccionar las figuras profesionales de manera transparente – por sus competencias y experiencia, en lugar de valorar colores y afinidades políticas – son cuestiones claves para consolidar este camino de crecimiento y darle opciones reales de futuro.

En este proceso actual, con especial énfasis sobre los proyectos que implican conexiones y encuentros, se están estableciendo nuevas iniciativas y se están activando y consolidando proyectos ya existentes.

BLITZResidencyLogo2

Uno de los más interesantes es BLITZ: un espacio de arte contemporáneo independiente ubicado en el centro de la capital, La Valeta, nacido gracias a los esfuerzos y la imaginación de Alexandra Pace, artista y directora fundadora del espacio. BLITZ se articula en cuatro plantas de una antigua casa de La Valeta y funciona como espacio expositivo, como residencia de artistas y como lugar de encuentros y eventos sociales y creativos para artistas, escritores, comisarios e investigadores.

El programa de residencias de BLITZ – apoyado por V18 – empezó en diciembre 2015, y una de las condiciones prioritarias para participar en él es la implicación con el contexto local.

Como ya se ha dicho, el enfoque sobre los proyectos de movilidad, los intercambios, los encuentros y las residencias, constituye uno de los puntos clave de la actual programación vinculada con Valletta18.

El programa de artistas en residencia en Gozo – parcialmente organizado en colaboración con otros proyectos internacionales, como el Europe Grand Central – impulsa el desarrollo de proyectos en la segunda isla más grande del archipiélago de Malta. Deema Shahin, artista procedente de Amman (Jordania) ha terminado recientemente su residencia en la isla: entre Septiembre y Octubre ha estado recorriendo todo el territorio de Gozo, conversando y entrevistando gente local para desarrollar su proyecto vídeo y fotográfico, enfocado sobre el tema de la maternidad.

Otro proyecto que ya está en marcha es Deep Shelter, de la artista Pamela Baldacchino. El proyecto, que implica una residencia de 3 años de la artista dentro el centro Oncológico del hospital Mater Dei de Malta – compartiendo incluso despacho con la psicóloga principal del centro – analiza la experiencia de la enfermedad, la hospitalización y el cuidado, relacionándolos con los procesos propios de las artes visuales. Un proyecto ambicioso y complejo que crea conexiones improbables y cuestiona la funcionalidad de los artistas y de las obras de arte en un contexto de intimidad, descontrol y heridas físicas y mentales.

Otro proyecto de residencia desplazada hacia un contexto fuera del clásico ámbito artístico y cultural, y que se encuentra todavía en fase de organización, prevé la colaboración con un seminario en Rabat.

También tendrán lugar futuras residencias para artistas – y más concretamente para creativos que trabajan en el ámbito del diseño – en el Design Cluster, uno de los proyectos cardinales del nuevo rumbo cultural de Malta.

En el ámbito de los proyectos curatoriales merece la pena mencionar la plataforma FRAGMENTA y la escuela curatorial, ambos apoyados por la Fundación Valletta18. FRAGMENTA – dirigido por Bettina Hutschek – es un proyecto de naturaleza nómada y espontánea que presenta exposiciones de arte contemporáneo en el espacio público del archipiélago. Los proyectos de FRAGMENTA, cuya misión es tener una experiencia relacionada con el territorio maltés, implican la participación de artistas locales e internacionales y tienen una duración máxima de 24 horas.

La escuela curatorial – dirigida por Raphael Vella – es un proyecto de formación que ha supuesto un importante desarrollo en el campo del arte contemporáneo en Malta. El programa intensivo de conferencias y workshops – que ha llegado a su tercera edición en 2016, con un número de inscritos internacionales que ha superado al de inscritos locales – ofrece un espacio de encuentro y debate donde el contexto cultural local se comunica con invitados internacionales y viceversa: es también una ocasión para que los profesionales invitados entren en contacto con una realidad, la Maltesa, que constituye casi siempre un descubrimiento inesperado. El programa de la última edición ha contado con las intervenciones de Renate Buschmann, Sebastian Cichocki, Michaela Crimmin, Yuko Hasegawa, Nadim Samman, Fumihiko Sumitomo, Suzanne Wallinga y Antje Weitzel.

divergent-thinkers-1400x933-750x460

Otras colaboraciones fructíferas – como el acuerdo con Roberto Cimetta Fund para becas de movilidad; la colaboración entre el proyecto Divergent Thinkers (exposición de jóvenes artistas malteses) y la residencia Youkobo Art Space en Tokyo, el EU-Japan Fest y el Japan Media Arts Festival – y otros mecanismos de intercambio que se están poniendo en marcha día tras día, dibujan un mapa de la movilidad intenso y vivo cuyo impacto será evaluado con el tiempo. Establecer períodos y mecanismos de movilidad y de residencia que sean inspiradores y provechosos tanto para los artistas y profesionales ‘en movimiento’ como para el contexto local de acogida, será una cuestión interesante a debatir, y sólo la experiencia directa podrá proporcionar elementos e ideas para cambiar y mejorar.

Lo que está claro es que actualmente se está viviendo un momento de conexiones emergentes que está transformando el panorama cultural de Malta. Será vital mantener este camino – consolidando redes e intercambios, así como analizando y evaluando la calidad y el impacto de los proyectos actuales – para poder generar y activar proyectos futuros, sin caer en automatismos o simples acumulaciones de eventos.