Palabra clave: Comunidad. Sobre el actual desarrollo cultural en Malta | HERMAN BASHIRON MENDOLICCHIO

 

Naqsam il-MUŻA-Community Postcards

La noción de comunidad ha sido ampliamente debatida y analizada en diferentes momentos y en diferentes contextos y campos. Entre estos últimos, se encuentran: los estudios museísticos, con el importante objetivo de explorar el papel cambiante de las audiencias, así como el papel de las instituciones públicas y su dimensión pública; las prácticas artísticas sociales, con el foco principal puesto en el desarrollo de nuevas metodologías destinadas a desencadenar la participación, la colaboración y la implicación de la comunidad; la esfera filosófica y el campo político y social, donde el concepto de “comunidad” ha sido cuestionado, examinado y diseccionado desde múltiples perspectivas y en diferentes direcciones (por ejemplo, en los ensayos de Bataille; Habermas; Nancy; Agamben; Blanchot, por nombrar sólo unos pocos).

Es cierto que existen numerosos y diversos enfoques y significados de este concepto clave, y es importante hacer hincapié en que su investigación y exploración se ha convertido una vez más en una tarea urgente.

¿Cuáles son los elementos que pueden definir la noción de “comunidad” en los tiempos fluidos de la globalización? ¿De qué manera los lugares, espacios y contextos están afectados por la influencia, el papel y la contribución de la “comunidad”? ¿Cuáles son – o deberían ser – las interacciones y conexiones entre el desarrollo cultural y la “comunidad”? ¿Cuáles son los puntos de encuentro -así como las fronteras, límites o zonas de fricción- entre las políticas espaciales, las experiencias creativas y las necesidades de la “comunidad”?

En el contexto específico del desarrollo cultural contemporáneo en Malta, las diferentes cuestiones relacionadas con la “comunidad” – y su potencial y deseable implicación – están tomando una posición central. Los objetivos y las prioridades de las políticas culturales; la creación y la visión de nuevas infraestructuras culturales; la necesidad de desarrollar nuevas formas de interacción social; la planificación urbana; la organización de actividades culturales en contextos locales y el estudio e identificación de lugares y espacios – con sus historias, tradiciones y características – están todos tomando en cuenta el papel fundamental y la contribución de la comunidad.

Los principales proyectos y acciones que están caracterizando este importante cambio – esta atención específica – hacia la comunidad en Malta, son los siguientes:

  • El proyecto MUŻA, el nuevo museo de arte ‘nacional-comunitario’
  • El Valletta Design Cluster
  • El área de ‘Community Exchange’, promovida por el Consejo de las Artes de Malta.

El MUŻA constituye uno de los proyectos emblemáticos de La Valeta 2018 Capital Europea de la Cultura. La palabra es un acrónimo de MUŻew Nazzjonali tal-Arti, que es el nombre en maltés del actual Museo Nacional de Bellas Artes. MUŻA es también la palabra maltesa que significa inspiración. La nueva y principal visión de MUŻA se basa en la participación de la comunidad. Como se especifica en su descripción: “El proyecto orientado a la comunidad es un museo nacional, el primero de este tipo, que comparte una visión común con los objetivos de la Fundación Valletta 2018 en la promoción del arte y de los museos como una herramienta para la transformación social”.

Según lo indicado por Sandro Debono, Senior Curator y Líder del proyecto MUŻA: “El proyecto está siendo diseñado ‘con la gente para la gente’. De hecho, MUŻA es un proyecto de la comunidad en la que la gente puede participar mientras que el museo ofrece las herramientas para la interacción”.

El proyecto MUŻA está efectuando un giro sustancial, re-definiéndose a sí mismo desde el concepto de museo “nacional” hacia el de museo “nacional-comunitario”. MUŻA quiere replantear todo el significado del museo, así como el papel de las instituciones culturales, de curadores y expertos, en dirección a un cambio importante donde el principal “propietario y actor” del museo es la comunidad. Tal y como subraya Debono, “tratamos de recolocar el arte y la creatividad desde la idea de producto inestimable hacia la de un recurso de importancia para la comunidad”.

Aunque el MUŻA se abrirá en 2018, el proceso orientado a la comunidad ya ha comenzado. Un buen ejemplo es el proyecto Naqsam il-Muza (compartiendo el MUŻA), en el que las personas de la comunidad de La Valeta han sido invitadas a elegir obras de arte de la colección y proponer un lugar para su futura instalación, mientras compartían sus visiones, historias y narrativas.

Otro importante proyecto cultural en Malta – actualmente en construcción en el complejo del antiguo matadero y en el corazón de una zona residencial en la parte baja de la capital – es el Valletta Design Clúster. Lo que merece la pena mencionar aquí, una vez más, es la participación de la comunidad en el diseño, la construcción y la planificación de esta nueva infraestructura cultural. De acuerdo con la información disponible: “El Valletta Design Clúster proporcionará un modelo de regeneración urbana centrada en la creación de redes creativas, integración comunitaria y  regeneración social. Se están dedicando esfuerzos también para interactuar y responder a las necesidades de la comunidad residencial muy unida que rodea el sitio del proyecto. Se están llevando a cabo talleres y reuniones con los residentes, y los resultados de estos talleres y encuentros están influyendo en las decisiones sobre el diseño del sitio, la programación futura del clúster y los espacios que se pueden abrir para la interacción comunitaria”.

El valor y la importancia de esta interacción reside no sólo en las fases finales o en la “lista de deseos” del proyecto, sino también – y este es un elemento concreto que vale la pena destacar – en las fases iniciales, donde la comunidad participa en la concepción del diseño y de los programas del nuevo espacio.

En términos de políticas culturales es relevante mencionar que una de las principales áreas estratégicas definidas por el Consejo de las Artes de Malta (ACM) se centra en el ‘Community Exchange’. Las diferentes acciones y programas previstos por ACM tienen como objetivo principal mejorar la diversidad cultural.

Más allá del marco institucional – y más allá de las descripciones atractivas de los proyectos – es importante proporcionar un contexto diferente y una variedad de plataformas desde donde se pueda considerar la cultura pública como un bien común accesible y compartido.

Malta tiene ahora la oportunidad de escribir una nueva página en términos de desarrollo cultural contemporáneo, teniendo en cuenta tanto el potencial de las instituciones culturales, como facilitadoras de diálogo e intercambio, así como las contribuciones esenciales de las diferentes comunidades.

‘Cultura’ y ‘comunidad’ son cuerpos vivos y nociones fluídas que necesitan ser constantemente debatidas y redefinidas. Por lo tanto, el principal reto es crear espacios inspiradores y constructivos, así como momentos y contextos donde pueden interrelacionarse, conectarse e interactuar.

_____

Original text in English published by ASEF/Culture 360 here