Utopian Tomorrow. The Transart Experience | HERMAN BASHIRON MENDOLICCHIO

English

Exposición al Goethe Institut Barcelona.

6.11.2015 – 31.01.2016

Honi Ryan, Mindful Encounters, 2014

Honi Ryan, mindful encounters, 2013-2014

La propuesta expositiva Utopian Tomorrow toma como punto de partida la experiencia y el bagaje de conocimiento creado y desarrollado por Transart Institute, un proyecto utópico y nomádico basado en la educación creativa, interdisciplinar e independiente.

Transart está “en ningún sitio” (outopia), aún existiendo en el nuevo espacio que está “en todas partes” (la Red) y generando encuentros y residencias entre Nueva York y Berlín.

La idea de Utopía como buen lugar (eutopia), como espacio de armonía artística y cultural, como estímulo de búsqueda y proyección hacia el futuro, nos es necesaria para pensar en otras configuraciones de la realidad y en otros mañana.
El mundo de las prácticas artísticas y el de la educación tienen en su propia ontología, en el centro de su propia forma constituyente, una  perspectiva utópica. El cuestionamiento de lo posible, el vuelo de la imaginación, la apertura hacia lo desconocido, la búsqueda de lo alternativo, la exploración de otros conocimientos y de otras visiones, son algunas de las prácticas y de las ideas que caracterizan ese recorrido hacia supuestos “nuevos mundos”.

En el famoso diálogo del libro primero de su obra Utopía, Tomás Moro escribe: “Si hubieras estado en Utopía, como yo he estado, si hubieses observado en persona las costumbres y las instituciones de los utopianos, entonces, no tendrías dificultad en confesar que en ninguna parte has conocido república mejor organizada. Yo estuve allí durante cinco años, y, hubiera estado muchos más, de no haberme tenido que venir para revelar ese Nuevo Mundo”.

La exposición parte del ejemplo de Transart Institute y de su fuerte vinculación a la ciudad de Berlín – lugar central del proyecto, donde se encuentran los artistas internacionales durante la residencia de verano – con la intención de mirar hacia delante, pensar en el valor de la Utopía e imaginar nuevas relaciones transversales y otros modelos entre arte y educación.

La comunidad Transart, donde artistas, académicos, comisarios y teóricos, se funden y confluyen en un unicum conectados por su vocación artística y de investigación, genera una transversalidad creativa que cruza disciplinas, culturas y generaciones.

Las obras presentes en la exposición nos hablan de – y desde otras – constelaciones y contemplaciones de saberes, y nos empujan a imaginar y percibir ese otro espacio de la utopía.

Las obras de Jean-Marie Casbarian nos sumergen en un paisaje utópico por excelencia: el horizonte inalcanzable de la naturaleza. EnOvercast Blue (365 skies over Chicago) la artista retrata – a través de fotografías en formato polaroid – el cielo sobre Chicago. Día tras día, durante un año, la obra se construye progresivamente hasta formar un mosaico de azules, luces, nubes y rayos.

En la vídeo-proyección One Step Above the Grand Mesa, una estratificación horizontal de colores fríos y cálidos, de nubes y puesta de sol, de luces y tonalidades crepusculares, dan lugar a un paisaje contemplativo, envuelto en un silencio profundo, que estimula la imaginación.

Honi Ryan, a través de sus acciones e instalaciones, investiga el potencial comunicativo y relacional humano más allá de las herramientas básicas verbales. La exploración de formas alternativas de interacción entre personas y la búsqueda de aquel espacio donde se cruzan arte y vida, son los elementos constitutivos de la obra de Honi Ryan. En mindful encounters, la artista se junta con otras personas y crea – a través de un proceso de intercambio de tiempo y a través de una serie de actos performativos – una experiencia relacional consciente y reflexiva. La escucha de los latidos del corazón con un estetoscopio, el compartir una comida en silencio o el caminar juntos sin destino en un lugar quieto y tranquilo, componen unas de las acciones realizadas por la artista con las personas seleccionadas por los mindful encounters.

El Silent Dinner Party – una de las performances más conocidas de la artista australiana – consiste en una cena en silencio donde el público asistente se ve privado de sus palabras y voz, no puede leer o escribir, ni interactuar con tecnología. Los asistentes a la cena están así invitados a activar otras formas de comunicación y de relación, el acto verbal está en suspenso y la imaginación vuela.

Notes on not-knowing – una performance realizada con el artista Abi Tariq – consiste en una operación comunicativa dual no mediada. Sentados uno frente al otro, los dos artistas impulsan una transmisión telepática de ideas, tomando cada uno notas de los pensamientos del otro.

La obra About Place, de Cella y Klaus Knoll, nos habla de la relación entre espacio interior y espacio exterior. A través de la transposición de imágenes proyectadas de espacios exteriores – ciudades y rincones familiares a los artistas – sobre espacios interiores – no-lugares tal y como habitaciones de hoteles o restaurantes – las fotografías buscan esta unión (im)posible entre dentro y fuera, entre familiar y desconocido, creando un paisaje de reflejos y sombras desorientador. El espacio se transforma en una enorme cámara oscura y esta fusión entre interior y exterior nos habla también de la noción, cada vez más móvil y temporal, de “casa”.

El vídeo de José Drummond, Love is the scariest thing of all, parte de una reflexión, de la historia y de la experiencia personal del artista. Portugués asentado en China desde hace veinte años, José reflexiona sobre los matices de las identidades culturales contemporáneas, partiendo de su propia experiencia. Ya no hay el lugar del Yo y el lugar del Otro, sino terceros lugares donde flotan identidades in-between, lugares de conexión donde la frontera entre lo conocido y lo desconocido se hace muy sutil. En un paisaje a la vez exótico y natural, el mismo José canta una de las canciones de amor chinas más populares, sin deseo de representar o reproducir, sino calándose en un contexto a él familiar y abriéndose hacia otros conocimientos.

El vídeo The Water in ourselves, realizado por el artista Omar Shoukri, nos propone – a través de una historia íntima de cinco individuos – una narración espiritual colectiva que gira alrededor del elemento común del agua. Cinco personas, cinco vidas distintas, unidas por un deseo, una aspiración, un destino común. Las diversas superestructuras sociales y culturales y los diversos paisajes urbanos y de la naturaleza, ceden el paso a la pureza del desierto y a la uniformidad de unas personas convertidas ya en un solo grupo de iguales. La búsqueda de la armonía utópica del buen lugar – sea este físico, relacional o espiritual – marca el fin y la finalidad del camino. Una exploración absoluta y reveladora que traza – tanto en esta última obra como en las demás presentes en la exposición – un hilo común formado por múltiples lecturas del concepto abierto de utopía.