VIVA. Abriendo puertas a las Artes Visuales en Malta | HERMAN BASHIRON MENDOLICCHIO

ENGLISH

 

vivalogo20151

 

La segunda edición de VIVA (Valletta International Visual Arts Festival), celebrada en la ciudad capital de Malta desde finales de agosto hasta principios de octubre de 2015, ha ofrecido una amplia gama de actividades, eventos y oportunidades para reflexionar sobre la relación entre arte contemporáneo, comunidades y contextos.

VIVA se está convirtiendo rápidamente en el evento principal en Malta – en términos de dimensiones y continuidad – centrado en las artes contemporáneas. Después de la exitosa primera edición en 2014, este segundo año los principales objetivos eran fortalecer su presencia en el contexto cultural de Malta, consolidarse como un punto de referencia y crear un impacto en el sector local.

El papel de VIVA, en una sociedad pequeña como Malta, es esencial y cada vez más necesario. La escasez de eventos de arte contemporáneo en la isla, que está abriendo muy recientemente sus puertas a las artes visuales contemporáneas, hace que VIVA se haya convertido en un evento lleno de expectativas y le otorga una gran responsabilidad. VIVA es hoy en día el principal puente que conecta el contexto artístico y cultural local con el internacional. En este sentido, VIVA está funcionando como una plataforma que va a crear oportunidades de intercambio a nivel internacional – de conexión, como se ha dicho, entre los profesionales locales e internacionales – así bien opera como un proyecto transversal que ya está revitalizando y estimulando la colaboración entre las diferentes entidades culturales de Malta.

Comisariada por Raphael Vella – y organizada en colaboración con varias organizaciones locales[1] – la edición 2015 se concentró alrededor de tres componentes principales: 1) las exposiciones 2) la escuela curatorial 3) el programa educativo.

Bajo el título “Communities and Contexts”, VIVA 2015 trató de comprender los diferentes significados y valores del concepto de “coexistencia”, así como reflexionar sobre la experiencia del arte en esos espacios – físicos o no – que habitamos como individuos y comunidades.

Según el comisario y director artístico del Festival, en la edición de 2015, más allá de las conexiones internacionales, “se está poniendo un mayor énfasis en la importancia de relacionar lo global con lo local”.[2]

Exposiciones

Varias exposiciones se han organizado en el marco del Festival y la mayoría de ellas se hallan en Saint James Cavalier – Centro para la Creatividad.

Panorama | Die Einzige und Ihr Eigenheim by Claudia Larcher

Claudia Larcher, Panorama | Die Einzige und Ihr Eigenheim 

Good Walls make Good Neighbours, comisariada por Raphael Vella, se centró en la ambivalencia, la heterogeneidad y multiplicidad de significados y funciones de los muros. Intrusión, división, separación, privación, control, protección, intimidad, privacidad, frontera y – en un sentido más amplio – la construcción de una casa, barrio, ciudad, país, nación, etc., son todas cuestiones relacionados con el concepto – físico, así como imaginativo – de muro. El ciclo infinito de construcción, demolición y reconstrucción, emerge – a través de una perspectiva diferente – en el video Summer Camp, por Yael Bartana; en la instalación video Last Dream, por Sonia Guggisberg; en las fotos limpias y geométricas de David Pisani, que forman parte de la serie The Walls of Perception; así como en el hermoso video-mosaico The Hive, de Duygu Nazli Akova. Los trabajos presentados por Tom van Malderen, Claudia Larcher y Teresa Sciberras, investigan y experimentan con el diseño y la arquitectura, mientras que las obras de Zineb Sedira y Sarah van Sonsbeeck se centran principalmente en las relaciones humanas y en los micro y macro muros que separan vidas e historias.

Otra exposición central situada en Saint James Cavalier es The Culture of Ageing. Comisariada por Lennard Dost y Mare van Koningsveld, el proyecto está co-producido por las dos Capitales Europeas de la Cultura 2018, La Valeta y Leeuwarden, y es parte de un acuerdo más amplio de cooperación entre las dos ciudades en Malta y los Países Bajos.

Sin duda uno de los aspectos más críticos de la época contemporánea – en Europa y en varios otros países en el mundo – el envejecimiento de la población es una realidad que está provocando grandes cambios y transformaciones a nivel económico, cultural y social.

Varias obras de arte tratan – a través de múltiples perspectivas y desde diferentes territorios y experiencias culturales – esta evolución demográfica y sus consecuencias.

Entre las prácticas artísticas y la investigación social, los comisarios y los artistas trataron de plantear algunas cuestiones urgentes, centrándose tanto en el caso específico de Malta como en la situación internacional. Como se describe en el catálogo: “The Culture of Ageing se centra en este tipo de cuestiones: ¿Cómo se enfrentan las sociedades a una población que envejece? ¿Y qué papel tienen los mayores en diversas sociedades? Con nuestro proyecto expositivo investigamos la situación de Malta, pero también miramos a otras culturas y lo hacemos desde varias perspectivas”.

Azahara Cerezo, Mediterranean Sunset (2015) Installation – single channel video and photographs

Azahara Cerezo, Mediterranean Sunset (2015)

Installation – single channel video and photographs

Otras exposiciones – de menor escala, de producción más pequeña, pero igualmente sugestivas – fueron organizadas en el marco del festival VIVA. Unexplored Territories: Palestinian Video Art, comisariada por Iury Lech, se centró en la persistente catástrofe territorial de Palestina. El sentido cotidiano de desplazamiento y despojo o las nuevas – forzosas e imaginarias – relaciones con la tierra y el paisaje, son las cuestiones que se abordan en los diferentes vídeos de Larissa Sansour, Basma Alsharif, Khaled Jarrar, Taysir Batniji, Sama Alshaibi y Ala’ Younis.

El proyecto fotográfico Beltin – enfocado hacia la definición de los habitantes de La Valeta (il-Belt, “La Ciudad” en Maltés) a través de sus palabras y descripciones emocionales – realizado por Zvedzan Reljic, en colaboración con la investigadora Elise Billiard; el proyecto Divergent Thinkers: Connect, dedicado a los jóvenes y emergentes artistas malteses; y la pieza Position of Opposition (Hands down), de Aaron Bezzina – una larga mesa con dos pares de puños desafiantes a cada lado de ella – ubicada en la plaza central de Pjazza Regina, completan el estimulante programa de exposiciones.

bezzina

Aaron Bezzina, Position of Opposition (Hands down), 2015. Photo by Elisa von Brockdorff.

.

La Curatorial School y el Programa Educativo

Una de las actividades más interesantes de VIVA – así como una de las más innovadores en el ecosistema cultural de Malta – es la Escuela Curatorial. Llegado a su segunda edición, este programa consiste en una semana de charlas, conferencias y talleres dictados por comisarios internacionales, artistas e investigadores que comparten sus experiencias y proyectos con los estudiantes y participantes procedentes, en su mayoría, del sector cultural local. La falta de programas específicos a nivel universitario – sobre comisariado, crítica de arte o los nuevos discursos y desarrollos del arte contemporáneo – hace que la Escuela Curatorial sea una oportunidad atractiva y una experiencia de aprendizaje diferente para sus participantes. Como se dijo anteriormente, la Escuela Curatorial actúa como un puente entre lo local y lo global, inspirando nuevas ideas y estableciendo posibles relaciones y colaboraciones de largo plazo a nivel internacional.

curatorial school 2015. Image by Chris Mangion.

Curatorial School 2015. Photo by Chris Mangion.

Otro enfoque específico del Festival VIVA está relacionado con el programa educativo. Entre las actividades organizadas para la última edición, vale la pena mencionar el curso Imagination and the City, impartido por Christoph Schäfer; el taller con personas mayores Whats your secret? / Xinhu s-sigriet tieghek?, organizado e impartido por Mare van Koningsveld e Yvonne Blaauw; y el proyecto unLOCK desarrollado por Pierre Mifsud en colaboración con los presos de la cárcel “Corradino Correctional Facility”.

En la lógica de descentralización de la cultura, en la investigación y construcción de nuevos flujos geográficos que se escapan de los centros sobresaturados del “arte global contemporáneo”, VIVA y las múltiples actividades camino a “La Valeta 2018”, constituyen un caso de estudio muy interesante que revela una nueva forma de entender la relación entre el arte, la cultura y las comunidades. Sus ejemplos representan así una oportunidad para analizar y razonar, desde otro contexto y perspectiva, sobre la contribución del arte y la cultura al desarrollo futuro de ciudades y regiones, especialmente a la luz de la creciente conexión entre los aspectos locales y globales de la sociedad contemporánea.

VIVA es un proyecto de aprendizaje y una experiencia que tendrá que consolidarse en el tiempo, convirtiéndose en un punto de encuentro, y en una oportunidad compartida, para todo el sector artístico y cultural en Malta.

__

[1] VIVA 2015 fue organizado por: Valletta 2018 Foundation. European Capital of Culture; Arts Council Malta; Saint James Cavalier. Centre for Creativity; Agenzija Zghazagh; y con el apoyo de numerosos partners.

[2] Raphael Vella, “If I Were in Your Shoes: Communities and Contexts”, Catálogo VIVA 2015. Malta, 2015. Página 5. Original en inglés. Traducción del autor.