Un “Arte Teórico”: Recordando a Annamaria y Marzio Sala | MARISA GÓMEZ

El matrimonio formado por Annamaria y Marzio Sala desarrolló su actividad artística conjunta en Alemania desde la década de los 60. Desde el arte conceptual, transitaron por los caminos del dibujo, la pintura, la música, la escultura, la fotografía, el cine experimental, el video o la instalación durante más de 30 años. Para algunos, los Sala figuran también en la historia – todavía en construcción – del Media Art y, particularmente, en la historia de los gráficos por ordenador y el Computer Art.
Sin embargo, a pesar de que en los últimos años algunas exposiciones y artículos han recordado su trabajo, los Sala son de esos artistas que la “gran Historia del Arte” ha dejado prácticamente en la sombra. Vale la pena seguir recordándoles y arrojar algo más de luz sobre su trayectoria artística.

I

Marzio Sala (Turín 1928 – Bonn 2009) estudió entre Turín y Zurich, especializándose en matemáticas y después en computación. Annamaria (Merano 1930 – Bonn 2013) se formó como concertista de piano entre Bolzano, Lausanne y Heilderberg. Los dos estudiaron también historia del arte y compartían interés por la filosofía y la literatura. A principios de la década de los 60 se instalan definitivamente en Alemania, en el Lago Constanza, y empiezan a trabajar como pareja artística. Aunque sus primeras obras – las llamadas “sculpicturas” – apuntan a la experimentación formal con diferentes materiales y medios, a finales de la década de los 60 empiezan a adoptar un enfoque más teórico, filosófico y científico que será el que defina toda su obra. Desde este momento, el tiempo se convertirá en uno de los grandes temas de la pareja, que lo trabajará visualmente como concepto y como categoría de la experiencia.
De hecho, uno de los primeros trabajos documentados en esta línea es Time Structures, una serie de dibujos que tratan de visualizar las estructuras temporales y traducirlas a esculturas de influencia constructivista.
.

chronhomme1Chronhomme I, 1987. Dibujo a tinta para retroproyección

II

En los años 70 los Sala comienzan a usar el ordenador como herramienta creativa. Ya desde la década de 1950 diversos técnicos y artistas estaban experimentando con la creación de gráficos por ordenador. De hecho, aunque buena parte de los pioneros de esta “disciplina” – como Ben Lapowsky o John Withney – trabajaban en EEUU, Alemania ocupó un lugar importante en su desarrollo de la mano de Herbert Franke, Frieder Nake o Max Bense. Es muy probable que los Sala conocieran – quizás de primera mano – las investigaciones que estos y otros pioneros había desarrollado a lo largo de la década de los 60 y que sin duda estaban adquiriendo cada vez más peso a principios de los 70.
La película Time Language que el matrimonio desarrolló en este momento fue – según el catálogo de la exposición Ex-Machina – una de las primeras películas hechas por ordenador en Alemania. El film exploraba el tiempo como proceso, analizándolo visualmente a partir de la precisión de una partitura musical. De hecho, a diferencia de muchos artistas que usaban el ordenador para integrar lo aleatorio y el azar en el arte, los Sala lo entendían como un instrumento que les permitía una enorme precisión matemática a la hora de analizar el flujo del tiempo. Los trabajos de diseño preliminar se realizaron el los laboratorios de IBM de Stuttgart. Sin embargo, sus ordenadores no contaban con la potencia necesaria para renderizar toda la información del film, por lo que los Sala tuvieron que recurrir al centro de investigación nuclear de Jülich, al este de Alemania. [1]
.

chronhomme2Chronhomme II, 1988. Dibujo a tinta para retroproyección

III

La década de los 80 trae nuevos rumbos al arte de Marzio y Annamaria Sala, con proyectos como la participación en la Documenta 8 de Kassel en 1987 o el traslado a Bonn. En esta época, sin abandonar completamente la creación con ordenador, comienzan a investigar otros medios creativos, como la luz o el vídeo. Conservando sus posturas conceptuales previas, e incluso intensificándolas, es en este momento cuando llegan a definir su propio arte como “Arte Teórico” o “Arte Mental”.
Efectivamente, en 1980 presentan la instalación While Box, una caja blanca que contiene tres grandes volúmenes encuadernados, titulados Arte TeóricoI, II y III respectivamente – que contienen sus obras hasta el momento, así como los esquemas, lo bocetos, las partituras, los textos y todo el material que las hacen comprensibles. Es, por tanto, una especie de antología o de compendio de lo que significa – y significará desde entonces para ellos – el “Arte Teórico”. No es sino un intento de recuperar la filosofía, frente al conceptualismo, como medio de aproximarse a la práctica artística; un intento de repensar y poner en discusión lo preconcebido y el conformismo; una apuesta por desencadenar un proceso de cambio estético y social. Obviamente, su interés por trabajar y combinar diferentes medios y por investigar el tiempo en el acto creativo y perceptivo está ligado a esta filosofía. Pero también lo está la vocación de estos artistas de enfrentar al espectador a perspectivas visuales y mentales inéditas, entendiendo la obra de arte como una estructura de espacio-tiempo dinámico.
En este sentido, Cronhhome se convertirá no sólo en uno de los mejores ejemplos de este “Arte Teórico”, sino también – precisamente por ello – en una de las series más representativas del trabajo de los Sala.
.

chronhomme3Chronhomme IV, 1995. Dibujo a tinta para retroproyección

IV

Desarrollada entre 1987 y 1994, Chronhomme es una serie de 7 dibujos en blanco sobre fondo negro, que se proyectan en gran formato sobre las paredes. Con una precisión matemática que recuerda precisamente a la de los gráficos por ordenador, la serie reconstruye distintas fases del movimiento de dos figuras humanas en un espacio de líneas abstractas. [2] Éstas, aparentemente son figuras geométricas sin más. Sin embargo, son en realidad estructuras temporales del movimiento que oscilan, se mueven una junto a la otra y se complementan en sintonía con la propia posición del espectador; estructuras que junto con las figuras que aparecen y desaparecen constituyen una “dramaturgia temporal”. Como nos dice Giorgio Verzotti en el catalogo de la exposición que dedicó a estos artistas el museo MART de Roveretto en 2006: “Lo que parece comunicarnos cada signo está siempre influenciado por los signos sucesivos. El significado se transforma continuamente, pasando a un contexto posterior (…) Este procedimiento semántico, tan familiar a quien escucha música, Annamaria y Marzio Sala lo transfieren también sobre las imágenes”.
En una dualidad entre lo inmaterial y lo material de las proyecciones, de lo estático y el movimiento, de lo humano y lo geométrico, de la presencia y la ausencia, se plantea también la oposición entre la interioridad humana y el cálculo racional de la que los artistas querrían liberarnos a través de su poética visual.
.

chronoimage1Chronoimage 9, 1995. Tinta sobre lienzo

V

Desde mediados de la década de los 90 y en adelante, desarrollarán una línea de trabajo similar con series como Chronoimages, en las que siguen trabajando el dibujo de estética computacional para reflejar procesos espaciales y temporales complejos. Pero además, y sobre todo, comienzan a experimentar en el ámbito del videoarte y la videoinstalación, que serán sus principales medios a partir de 2002.
Entre sus proyectos de este último período figura la serie Enigma, compuesta de varias proyecciones musicales, como Il Violinista (2002-03) – con música de Bela Bartok y Astor Piazzola – o Ich und Ich (2005-06), con música de Bach, Vivaldi, Duke Elington o Gyorgy Ligeti. En ambos casos se trata de proyecciones dobles, en paredes contrapuestas, que obligan al espectador a crear su propio montaje personal y a encontrar conexiones en una narrativa no-lineal y construida con un proceso que recuerda más al montaje de fotografías que a la propia técnica del vídeo.
.

chronoimage2Chronoimage 13, 1995. Tinta sobre lienzo

***

Nuestro recorrido ha sido breve, pero intenso. Quizás suficiente para traer a la memoria a esta pareja de artistas tan poco conocidos fuera de Italia y Alemania, para acercarnos a la complejidad y riqueza de los procesos creativos y las piezas de Marzo y Annamaria Sala. Sin embargo, comprender la profundidad de la teoría detrás de su obra, su lenguaje estético o su vinculación con el computer art, es una tarea pendiente; es parte de una investigación que, de momento, está por hacer.
.

Notas

[1] Aunque este hecho puede resultar llamativo, en realidad, en esta época ya era bastante común encontrar artistas trabajando en laboratorios tecnológicos tanto en Europa como en EEUU. Por ejemplo, en 1966 el ya citado John Witney fue admitido como artista residente en los laboratorios de IBM de Los Ángeles, mientras que en el mismo momento, otro conocido media artista como Nam June Paik, estaba trabajando en los Laboratorios Bell.

[2] Es interesante mencionar que en el contexto de estos dibujos que parecen gráficos digitales, las figuras humanas tienen una clara reminiscencia de los diseños de William Fetter, que precisamente dibujó por primera vez la figura humana usando un ordenador.

Referencias

Base de Datos del Media Museum, ZKM, Center for Art and Media Karlsruhe.
Annamaria Sala. Marzio Sala.

Crónica de la Exposición “Annamaria e Marzio Sala” en el Museo MARC de Roveretto (Italia) Julio-Noviembre 2006. Publicada en Claudio Cucco en exibart.com (26/07/2006).

Exposición Begegnung von Struktur und Zufall (Encuentro entre Estructura y Coincidencia): John Cage/Annamaria & Marzio Sala. Galería Beck&Eggeling, Dusseldorf, 2014.

Herzogenrath, Wulf & Nierhoff-Wielk, Barbara, eds. Ex Machina – Frühe Computergrafik bis 1979. Die Sammlung Franke und weitere Stiftungen in der Kunsthalle Bremen. Herbert W. Franke zum 80. Berlin:Deutscher Kunstverlag, 2007.
Catalogo de la Exposición Ex-Machina (Early Computer Graphics up to 1979).

Schwarz, Hans-Peter, Media—art—history: Media Museum, ZKM, Center for Art and Media Karlsruhe. Munich: Prestel, 1997.

The compArt database Digital Art (daDA) – Universidad de Bremen.
Annamaria Sala. Marzio Sala.