The Hypnotist Collector: Un intercambio artístico Estonia/España | STACEY KOOSEL & MARISA GÓMEZ

English

Estonia y España están separados por miles de kilómetros. Como polos geográficamente opuestos de la heterogénea Europa – Norte y Sur – poseen trayectorias históricas, culturales y artísticas muy diferentes.

Hasta hace poco menos de dos décadas, pertenecían a mundos aparentemente muy alejados, con la República Socialista Soviética de Estonia escondida tras el Telón de Acero en la bloque del Este, y España alineada con los ideales capitalistas y supuestamente democráticos del bloque occidental. En el plano artístico, una mirada superficial a este mundo de principios de la década de los 80, dividido en bloques, situaría a Estonia en el marco de una producción oficialista comisionada por el estado y ligada al régimen soviético y a España en el de una producción ligada a la lógica del postmodernismo como paradigma cultural dominante. Si bien hay algo de cierto en esta vision simplista, requiere ciertos matices, a partir de la libertad artística como prueba de fuego que revela la realidad cotidiana de diferentes condiciones sociales.
.

"Orders" de Ángela Cuadra, parte de la selección de obras para "The Hypnotists Collector - Spanish Contemporaru Art". la propaganda política del contexto de la II Guerra Mundial se reactualiza a través de collages que convierten sus slogans en texos inconexos que ponen de manifiesto los estrechos límites entre la democracia y la dictadura, entre la lógica de la propaganda o la publicidad actual y la imposición de conductas y valores..
Orders
de Ángela Cuadra, parte de la selección de obras para “The Hypnotists Collector – Spanish Contemporary Art”.
La propaganda política del contexto de la II Guerra Mundial se reactualiza a través de collages que convierten
sus slogans en texos inconexos que ponen de manifiesto los estrechos límites entre la democracia y la dictadura,
entre la lógica de la propaganda o la publicidad actual y la imposición de conductas y valores.

.

Por un lado, el arte Español estuvo, hasta finales de los 70, muy ligado a los intereses de la dictadura franquista y, aunque desde los 50 ésta mantuvo un interés por potenciar la “vanguardia” y un acercamiento a la escena artística internacional, apoyaba un arte oficialista de corte nacionalista. Fueron en su mayoría artistas exiliados y ampliamente alejados de la ideología del régimen los que fomentaron, especialmente a partir de los 60 y 70, un arte subversivo a través de contactos e intercambios más allá de las fronteras de la nación. En la década de los 80, la recién estrenada democracia trajo consigo una espíritu de libertad sin precedentes, donde el arte parecía poder desprenderse de todos los cánones y enfrentar la realidad social, mirar de frente a las grandes corrientes de pensamiento y movimientos artísticos internacionales y unirse a ellos, reinventando profundamente las lógicas artísticas establecidas hasta entonces en España.

Por otro lado, en la República Socialista Soviética de Estonia, más allá de las limitaciones del arte estatal, había existido durante décadas toda una producción “disidente” que, a su manera, estaba trabajando y reformulando los presupuestos estéticos y conceptuales de las vanguardias europeas y americanas de los 60, 70 y 80. Las lógicas postmodernas, el happening o el hiperrealismo tenían también su lugar en la escena artística Estonia antes de la caída de la Unión Soviética en 1991. Así, el arte estonio podia dividirse en dos grupos separados desde los años 40: las obras oficiales encargadas por el estado y las no oficiales. Esta producción podría subdivirse a su vez en arte con contenido abiertamente socialista contra arte con contenido socialista oculto, a través del uso de elementos de su inconografía como banderas, martillos, hoces y estrellas de cinco puntas, así como los onmipresentes temas de los trabajadores y la estética del realismo socialista. Hacia los años 60, el mundo del arte estonio vivió ya una leve apertura con respecto a las presiones de la censura del estado y las obras oficiales, y en la década de los 70, los artistas estonios estaban llegando a la comunidad internacional. A pesar de ello, incluso durante los 80, se criticaba a los artistas estonios acusándoles de estar desconectados de la realidad social, de vivir en una torre de marfil, un mundo fantasioso que no tomaba consciencia del clima cultural y social – y que, al contrario, trabajaba en su estética autorreferencial, constructivista. A principios de la década de los 90, Estonia viviría también una sensación de libertad y apertura artística – ligada a la social y política – análoga a la que España había experimentado sólo una década antes. Pero mientras la España de los 80 “sólo” había tenido que readaptarse a una nueva circunstancia política y cultural, Estonia tuvo que reinventarse como parte de un proceso de des-colonización o des-ocupación, donde la nacionalización y la identidad tendrían un papel fundamental, tanto en la política como en el arte.

.

"Sweater" de Jaanus Saama, seleccionado para la exposición "The Hypnotist Collector - Estonian Contemporary Art". Saama recontextualiza grafittis encontrados en el espacio público en jerseys tejidos por él mismo, como una forma inesperada de propaganda independiente que se opone a la esponsorizada por corporaciones y la de los medios de masas. Así, el propio graffiti – entendido a menudo como vandalismo o como comentario social – se vuelve retórica corporativa como logo en la ropa..
Sweater
de Jaanus Saama, seleccionado para la exposición “The Hypnotist Collector – Estonian Contemporary Art”.
Saama recontextualiza grafittis encontrados en el espacio público en jerseys tejidos por él mismo, como una forma
inesperada de propaganda independiente que se opone a la esponsorizada por corporaciones y la de los
medios de masas. Así, el propio graffiti – entendido a menudo como vandalismo o como comentario
social – se vuelve retórica corporativa como logo en la ropa.

.

Estos procesos de reconstrucción de los países ex-soviéticos como Estonia, coincidieron con una profunda reconfiguración económica, política y comunicativa a nivel global. En esta época, al igual que la mayoría de países de Europa y el mundo, España fue colonizada y Estonia inmediatamente recolonizada por el capital, la privatización, las lógicas del consumo y el imaginario de una Nueva Europa. El sistema mundial del arte también se vio afectado por estas nuevas lógicas, con su extrema mercantilización y el establecimiento de bienales y ferias internacionales que ponían el acento en intereses geopolíticos y las tensiones entre lo local y lo global.

Los jóvenes discursos críticos del arte contemporáneo en España e incipientes en Estonia tuvieron que enfrentar esta situación y los artistas – que ocupan ahora esta misma realidad – tuvieron que aprender a desenvolverse en este sistema, atrapados en la homogeneización cultural y artística y en las limitaciones del mercado global, pero subvirtiendo sus principios a través de discursos y lenguajes personales que remiten a preocupaciones universales.

En este marco de trayectorias artísticas divergentes de Estonia y España que terminan por converger en un mismo sistema global – que, sin embargo, y fuera de los grandes eventos internacionales, sigue manteniendo alejados los contextos de producción y las escenas artísticas nacionales y propiciando un gran desconocimiento mutuo – hay algo que, evidentemente, estos dos países han tenido en común en las dos últimas décadas: una vibrante escena artística.

Un encuentro fortuito entre curadores afincados en los respectivos países puede ser suficiente para dar cuenta de este hecho, y para considerar lo enriquecedor que podría resultar acercar la producción artística contemporánea de Estonia y España, dando a conocer cada una en el contexto de la otra. Así surgió el proyecto The Hypnotist Collector, un intercambio expositivo que tendrá lugar los próximos meses en Barcelona y Tallin respectivamente.

.

"Poses" de Yolanda Domínguez, seleccionada para "The Hypnotist Collector - Spanish Contemporary Art". Domínguez critica la artificialidad del mundo de la publicidad y la moda, especialmente desde la perspectiva de la imagen de la mujer. En "Poses" invita a mujeres a reproducir en su vida cotidiana las artificiales, y a menudo dañinas, posturas que se adoptan en el mundo de la moda. .
Poses
de Yolanda Domínguez, seleccionada para “The Hypnotist Collector – Spanish Contemporary Art”.
Domínguez critica la artificialidad del mundo de la publicidad y la moda, especialmente desde la perspectiva
de la imagen de la mujer. En Poses invita a mujeres a reproducir en su vida cotidiana las artificiales,
y a menudo dañinas, posturas que se adoptan en el mundo de la moda.

..

The Hypnostis Collector: Proyecto, Concepto y Artistas

Es un hecho que desde la década de los 90, nuestro mundo globalizado e hiperconectado está cada vez más sumergido en las lógicas del consumo y el capital, que van inevitablemente acompañadas de estrategias de comunicación regidas por el exceso visual, el espectáculo, la repetición y, en definitiva, una cierta hipnosis colectiva. El proyecto The Hypnostist Collector parte de este fenómeno, que evidentemente no ha pasado desapercibido a los artistas contemporáneos, como elemento común desde el que explorar las respectivas escenas del arte contemporáneo en Estonia y España.

Así, The Hypnotist Collector está pensado como una serie de exposiciones que exploran la comunicación persuasiva como tema, objeto de reflexión y estrategia creativa por parte de diversos artistas españoles y estonios. Cuestiones como los media, la publicidad, el exceso visual y aspectos relacionados con ellos como el control, el consumo y sus consecuencias son abordados a través de medios, lenguajes y aproximaciones que, a pesar de ser muy diferentes entre sí, comparten una perspectiva crítica e irónica mediante la que se desvelan, revisan, reutilizan o subvierten los mecanismos de persuasión a los que estamos expuestos en nuestra vida cotidiana y que a menudo nos pasan desapercibidos.

.

.
Life File de Erki Kasemets, seleccionada para “The Hypnotist Collector – Estonian Contemporary Art”.
Kasemets trabaja sobre procesos de bricolage con motivos repetitivos de unidades singulares a partir
de objetos cotidianos, unificando lo psicodélico, lo hipnótico y lo idiosincrásico.

..

Siguiendo la filosofía de un intercambio cultural, las exposiciones tendrán lugar en momentos y lugares diferentes. La primera, comisariada por Stacey Koosel, tendrá lugar en el Espacio NauART de Barcelona este Junio, mostrando arte contemporáneo estonio. Y próximamente, seis artistas españoles participarán en la segunda materialización de The Hypnotist Collector, comisariada por Marisa Gómez y Herman Bashiron y que tendrá lugar en Tallin.

The Hypnotist Collector en Tallin llevará a la ciudad a reconocidos artistas como el pionero del videoarte Toni Serra (Premio Nam June Paik en 2006) o el artista audiovisual Daniel Canogar, con instalaciones permanentes en el Aeropuerto de Houston o en la Comisión Europea en Bruselas durante la presidencia española en 2010. Pero además, llevará a una generación de jóvenes artistas españoles cada vez más reconocidos en el panorama internacional, Ángela Cuadra, Daniel Silvo, Yolanda Domínguez y el colectivo PSJM.

.

"Other Geologies IV" de Daniel Canogar, seleccionada para "The Hypnotist Collector - Spanish Contemporary Art". La pieza de Canogar aporta a la exposición la visión del exceso tanto del consumo de mercancías como de la propia visualidad contemporánea. Sus imágenes de gran formato, en sí mismas altamente persuasivas, encierran una crítica al sistema de consumo..
Other Geologies IV
de Daniel Canogar, seleccionada para “The Hypnotist Collector – Spanish Contemporary Art”.
La pieza de Canogar aporta a la exposición la visión del exceso tanto del consumo de mercancías como
de la propia visualidad contemporánea. Sus imágenes de gran formato, en sí mismas altamente
persuasivas, encierran una crítica al sistema de consumo.
.

La exposición de Barcelona presentará los trabajos de multiples artistas y media artistas de Estonia, como Marge Monko, Eva Sepping, Katarina Meister, Kristina Norman or Erki Kasemets. La parte Estonia de la exposición también presentará al artista ganador del Köler Prize Jaanus Samma, que representará a Estonia en la Bienal de Venecia de 2015, así como al colectivo hispano-estonio formado por Barbara Guljajeva y Mar Canet, cuya última obra ha sido comisionada por Google y será expuesta en la Barbican de Londres.

Con esta selección de obras y artistas, The Hypnotist Collector recorre la última década del arte contemporáneo español a partir de las miradas de diversos artistas, tanto emergente como consolidados, que – ya sea desde posiciones más estéticas, más políticas y de corte activista o más reflexivas – han abordado la comunicación persuasiva como problema y realidad de la sociedad de la información.

Además, más allá de acercar una muestra de la producción contemporánea de Estonia a España y viceversa, las exposiciones estarán acompañadas de una serie de conferencias públicas con los artistas y curadores, así como de visitas guiadas a cargo de los artistas. Con ellas se pretende acercar realmente estas dos escenas artísticas y fomentar un intercambio real y un conocimiento práctico de ambos contextos, tanto para los propios artistas como para los visitantes.

.

"After War" de Kristina Norman, señeccionada para "The Hypnotist Collector - Estonian Contemporary Art". Norman es considerada una de las artistas más controvertidas de Estonia por esta obra, presentada en la Bienal de Venecia 2009, sobre un tema tan polémico como la retirada de una estatua de la Era Sovética. El trabajo de Norman refleja las luchas ideológicas en un país post-soviético, con fuertes paradojas de identidad entre el pasado soviético y las relaciones públicas del presente mediatizado..
After War
de Kristina Norman, Kiasma Museum.
Norman es considerada una de las artistas más controvertidas de Estonia por esta obra, presentada en
la Bienal de Venecia 2009, sobre un tema tan polémico como la retirada de una estatua de la
Era Sovética. El trabajo de Norman refleja las luchas ideológicas en un país post-soviético, con fuertes
paradojas de identidad entre el pasado soviético y las relaciones públicas del presente mediatizado.
..

Bibliografía:

–       Estonian Art Magazine, Issue 24, 1/2009. Disponible online.

–       HÄRM, Anders, Introduction: Estonian Dream. Festival of Contemporary Art 

–       JAMES, Sarah, Beyond a Theoretical Curtain, in Art Monthly 317, June 2008.

–      KELOMEES, Raivo, Postmateriality in Art: Indetermanistic Art Practices and Non-Material Art. Tallinn, 2009.

–       MARZO, Jorge L., Arte Moderno y Franquismo. Los orígenes de la Vanguardia y de la Política Artística en España.   2006. Disponible online.

–       RÜNK, Martin, Withdrawal of the subject in ironistic practice: changes in self-representative art (on the example of Estonian art). Tartu, 2006.

–       VVAA, Arte Contemporáneo Español 2992 – 3013, Madrid: La Fábrica, 2013.

.

Más información:

The Hypnotist Collector: Estonian Contemporary Art
6 JUNIO – 28 JUNIO , 2014 en NauART, Barcelona
www.nauart.com

Eventos en Barcelona:

4.06.2014 19.00h. Charla con los artistas y la curadora
6.06.2014 19.00h.  Inauguración
7.06.2014 19.00h.  Visita guiada a cargo de los artistas y la curadora

.