Proyecto LiscaBianca. En conversación con Maurilio Catalano y Elio Lo Cascio | MODESTA DI PAOLA


italiano

“(…) mientras tanto, aquí, el mar ha encontrado por sí mismo otro dominio donde las formas, el espacio, la memoria, el orden de las cosas y los acontecimientos aparecen transfigurados, puestos en el cielo, sustraídos a las amenazas e incluso a la banalidad de la vida cotidiana, y de esta manera situados de nuevo en el mundo de la percepción como espejismos”. Fulvio Abbate 1994.

 

El mar de Maurilio Catalano, sus fantásticas formas en tonos cálidos y monocromáticos, salpicado de peces, barcos, arpones y luces, está a la espera de descubrir lo desconocido que siempre acompaña a las aspiraciones de los grandes viajeros. Amante del mar, no podía no ser sensible a la historia de la primera vuelta al mundo de los cónyuges Albeggiani, de la cual, en los años ochenta, Catalano realizó las ilustraciones de los artículos escritos por Savatteri y publicados por el Giornale di Sicilia.

Lisca Bianca, el histórico Carol Ketch construido en su totalidad por los trabajadores locales, acompañó a Licia y Sergio Albeggiani en su épico y romántico viaje de más de treinta mil millas, que comenzó el 23 de septiembre de 1984 y terminó casi tres años después. Los dos protagonistas de esta gran y poco conocida experiencia, a los sesenta años decidieron abandonar las comodidades de la vida del hogar para ir a vivir al barco, impulsados por el deseo de navegar y conocer al mundo. Después de la muerte de Sergio, que tuvo lugar en las Islas Canarias poco después del comienzo de su segundo viaje alrededor del mundo, el Lisca Bianca volvió a Palermo y se encuentra ahora en condiciones de grave deterioro y abandono. El sociólogo de Palermo Elio Lo Cascio y el diseñador de yates Francesco Belvisi propusieron restaurar el Lisca Bianca, en colaboración con los chicos del Instituto Penal Juvenil “Malaspina” de Palermo y con los los huéspedes de la Comunidad Terapéutica de Don Calabria. La propuesta prevé la restauración de la embarcación para fines sociales y educativos y, al mismo tiempo, la protección del patrimonio cultural de la ciudad.

El pintor Maurilio Catalano y el actor Luigi Lo Cascio son sólo dos de los líderes más importantes del proyecto. Interartive también quiere participar en la promoción de los eventos relacionados con el LiscaBianca. Así que hemos entervistado a Maurilio Catalano, uno de los protagonistas de lo que puede llamarse la “vanguardia artística” de los años ochenta y noventa en Palermo, y al sociólogo Elio Lo Cascio.

Modesta Di Paola: Maurilio Catalano es “hijo del arte”. Volvamos a su pasado. ¿Puede hablarnos de alguna experiencia de su juventud que influyese en su obra como pintor?

Maurilio Catalano: Mi padre fue muy importante. Siempre cuento la historia de un acontecimiento en el que mi padre hubiera podido matarme. Estaba realizando su pintura para la Bienal de Venecia (’52 – ’55). Una mañana, cansado de trabajar toda la noche, se fue a dormir dejando su estudio sin vigilancia. Entré y encontré la paleta con los colores ya preparados… colores que para mí eran magia. Me senté y espontáneamente empecé a ajustar la imagen que él estaba pintando!

También mi hermano Elio, biólogo marino y profesor de la universidad, ha jugado un papel importante en mi profesión. Con él realizaba aquellos llamados objets trouvés, principalmente objetos encontrados, como latas y ramas que llegaban del mar, y con los que creaba esculturas en la playa. Mi día normal era jugar, hacer esculturas, ir a exposiciones, a la Academia, y por último, unos años más tarde, también a mi Galería.

M.D.P: Como pintor usted se formó durante los años 60. ¿Puede hablarnos de este periodo?

M.C: Durante los años sesenta asistí a la Academia de Bellas Artes, pero me sentía fuera de lo normal porque el director de la Academia, y profesor de pintura, era mi padre. En realidad disfrutaba mucho provocándolo. Le preguntaba, por ejemplo, por qué la combinación del rojo y el azul crea un color ciruela y no violeta. Él se reía. Para mí era un juego. Siempre he tratado de jugar en mi vida, de lo contrario sería demasiado triste.

M.D.P.: ¿Este espíritu continuó cuando usted abrió la Galería de Arte en el Borgo?

M.C.: La galería se fundó porque en aquella época los artistas éramos sólo seis. Un día nos preguntamos a quién podríamos enseñar nuestros trabajos, así que nos planteamos abrir un espacio de exposición. Culturalmente nos ayudó Ubaldo Mirabelli, profesor de Historia del Arte a la Academia, superintendente del Teatro Massimo y periodista del Giornale di Sicilia (fue el primer periodista en entrevistar en Italia a Konrad Adenauer, fundador de la Comunidad Europea con Alcide De Gasperi).

M.D.P. : ¿Así que la galería se fundó con el propósito de exponer vuestros trabajos?

M.C.: Sí. De este modo podíamos invitar a la gente, preguntarle “¿Quieres ver mi trabajo? Ven a la  Galería”. Luego comenzaron las visitas de Leonardo Sciascia, quien efectivamente nos dio muchas ideas. Nos daba sobre todo consejos acerca de los artistas a quienes invitar a exponer en nuestra galería. Así llegaron personajes como Edo Janich, Enrico Castellani, Mino Maccari, etc. que periódicamente exponían en la Galería.

M.D.P.: ¿Gracias a la actividad de la galería se impulsó mucho la cultura artística de Palermo?

M.C.: Sí. También nosotros, que éramos muy jóvenes, aprendimos mucho gracias a los discursos de estos grandes personajes. Luego me fui a Salzburgo con mi amigo Andrea Vuelo a estudiar litografía, otra gran pasión de mi vida.

M.D.P.: ¿Qué pasó después de la gran época de fervor?

M.C.: Abrieron muchas galerías, aparecieron otros artistas y se crearon muchas instituciones culturales que financiaban grandes exposiciones – muchas de las cuales eran sobre Renato Guttuso – y abrió también el Centro Federico II, donde hace poco se organizó una exposición mía.

M.D.P.: Leonardo Sciascia escribió sobre su obra que “todo es una transcripción irónica, y conscientemente irónica, a veces directa, a veces al revés, de la cultura popular”. Muy a menudo, su arte se ha definido como popular y folclórico. ¿Es tal vez porque el tema recurrente de sus trabajos es el mar?

M.C.: Leonardo Sciascia se dio cuenta de que mi forma de representación proviene de mi amor por la pintura en vidrio. Y luego del mar, que es una presencia que ocupa más de la mitad del mundo, infinito y fascinante. Crecí en una casa delante del mar. Cuando era un niño tuve una relación directa y esencial con el mar, utilizaba el barco, pescaba, mi hermano recogía especímenes de la fauna marina.

M.D.P.: Entonces usted absorbe y pinta. Sus experiencias han hecho del mar una referencia pictórica. Borges, a quien usted ha conocido personalmente gracias a Sciascia, escribió: “El mar es una lengua antigua que no puedo descifrar”…

M.C.: … En algún momento baja el viento del noreste o el mistral y comienzan a levantarse olas que dan miedo. Esto es indescifrable del mar.

M.D.P.: Me gustaría citar de nuevo Sciascia para introducir una pregunta: “En su familiaridad con el mar, también como pescador apasionado, hay un fondo de terror. El mar de Catalano está poblado por enormes ballenas (…) que se tragan los barcos, de pulpos monstruosos, de bosques de corales como si fueran plantas carnívoras voraces. También está el eterno y proverbial drama de los peces pequeños comidos por los grandes; pero es poca cosa en comparación con el “vivamaria” que sucede a bordo de un barco cuando un pólipo lo encadena o un coral lo abraza o una ballena se lo come como una galleta.” (Sciascia, Palermo, 13 de abril de 1972). ¿Hay algún elemento de violencia en su representación pictórica, tal vez inherente a alguna experiencia visual relacionada con la pesca del atún?.

M.C.: Tal vez. Vi la “mattanza” a través de las canciones recogidas por la antropóloga Elsa Guggino, que ha publicado un libro de tradiciones populares de Sicilia. La segunda vez fui a verla con amigos, pero la experiencia no fue agradable. La tradición del atún acompañada por sus poesías ha terminado.

M.D.P.: Sciascia llamó a sus obras “cuentos de hadas ecológicos”. ¿Tal vez por eso estaba interesado en participar en el Proyecto LiscaBianca, que es básicamente un cuento de hadas moderno sobre el viaje y la relación de excelencia con el mar?

M.C.: No quiero quitar importancia al proyecto de Sergio y Licia, sin embargo creo que es mucho más emocionante el LiscaBianca promovido por Elio y Francesco. Hacer revivir algo que fue condenado a muerte es un gran proyecto. Darle la oportunidad de que vuelva a la navegación, cruzarse con los delfines, las ballenas y los tiburones es una causa noble, sobre todo si la pasión del mar se transmite a los jóvenes con dificultades.

La pintura que realicé para el proyecto es un reconocimiento a la aventura histórica de los Albeggiani, pero también al Proyecto LiscaBianca y a su valor sociológico y pedagógico.

M.D.P. : Gracias Maurilio.

Elio ¿puedes comentarnos algo acerca del valor social y cultural del proyecto que estáis promoviendo?

Elio Lo Cascio: El proyecto está destinado a ser un lugar de intercambio, de conocimiento y de  experiencias que podrán fortalecer el sentido de pertenencia al contexto en el que se vive y dar la oportunidad a los jóvenes de promover el propio desarrollo del lugar. La recuperación de la identidad, por otra parte, crea cohesión social.

La restauración del Lisca Bianca y la recuperación de un “patrimonio cultural invisible” puede ser una fuerza impulsora para reafirmar la cultura local y sus artefactos. Se vuelve a tejer un vínculo entre las personas y los lugares, entre el pasado y el presente, entre las habilidades y la productividad, entre las narrativas y las ganas de dar a este patrimonio un futuro, incluso en sus transformaciones.

M.D.P.: El proyecto tiene un alto valor educativo …

E.L.C.: Sí, el proceso educativo, o de re-educación, que se implementará con la re-apropiación del territorio debe pasar por el papel crucial que tienen los jóvenes, que puestos en conexión con los contextos sociales en los que viven, son capaces de actuar sobre el sistema en términos de modernidad e innovación. El resultado final será la identificación con el patrimonio cultural y artístico en el que viven y la recuperación de su propia memoria cultural.

M.D.P.: Gracias Elio.

Mayores informaciones acerca del proyecto:

www.liscabianca.com

https://www.facebook.com/LiscaBianca