Entre el arte, la ciencia y la tecnología. Los sistemas de Andrea Frank | MODESTA DI PAOLA

Italiano

 

 

Image: Courtesy of Andrea Frank

La artista alemana Andrea Frank vive y trabaja entre Nueva York y Cambridge (MA), donde además de su carrera artística se dedica a la enseñanza de la fotografía dentro del “Program in Art, Culture and Technology” del Massachussets Institute of Techonology. Su obra, principalmente fotográfica, revela una preocupación por los problemas diversificados y globales de nuestra contemporaneidad y está profundamente inspirada por el aire que se respira en el MIT, por las lecciones que se imparten en sus clases y por las mentes iluminadas que realizan investigaciones de vanguardia en el campo de la ciencia y de la tecnología. El “Visual Arts Program” fue fundado con el claro objetivo de relacionar el arte a la ciencia y las nuevas tecnologías y a promover proyectos de investigación artística que utilizan lenguajes interdisciplinarios como base conceptual y formal. El elemento interdisciplinario y las redes de colaboración entre los diferentes departamentos determinan por tanto un desarrollo original e innovador en el ámbito artístico, tanto en términos de técnicas artísticas como de contenidos tratados.

 

Andrew Frank es conocida en Italia gracias a las exposiciones que se le han dedicado en el Museo Gambalunga de Rimini (2001), en el PINTA Arte Contemporanea en Génova (2004) y en la Galería Michela Rizzo de Venecia (2005). Este año, regresa a la galería veneciana, con una exposición que se titula Systems curada por Martina Cavallarin.
Image: Courtesy of Andrea Frank
El título de la exposición se debe al interés que Andrew Frank tiene por los “sistemas dinámicos”, un método de investigación que utiliza las herramientas matemáticas y la construcción del modelado de simulación formal necesario para el estudio de importantes problemas ambientales y sociales, como el cambio climático, la energía sostenible, la salud pública, etc. El “System Dynamic” es una interdisciplina fundada en el MIT por el profesor Jay Forrester, un ingeniero que trabajó en proyectos muy importantes como la estabilización de los sistemas de Rader en los barcos durante la Segunda Guerra Mundial y el desarrollo de sistemas de defensa aérea[1]. Hoy en día uno de los investigadores más importantes de los sistemas dinámicos es el profesor John Sterman que Andrea Frank ha tenido la oportunidad de entrevistar durante la redacción de su libro Visions. MIT Interviews (2008). Por medio del modelado dinámico computacional el System Dynamics Group del MIT es capaz de proporcionar los principios, los marcos conceptuales y las numerosas pruebas que ayudan a mejorar nuestra comprensión de importantes temas y desarrollar las políticas idóneas y las economías necesarias para resolver los problemas que estos conllevan. No sorprende, por tanto, que este método sea de particular interés para empresas públicas y privadas, corporaciones, universidades y gobiernos de todo el mundo. Andrea Frank ha basado su interés en la identificación de una posible relación entre este método académico y las artes utilizando el modelado de sistemas dinámicos en su práctica artística.

Image: Courtesy of Andrea Frank

Hace unos pocos meses nos encontramos con Andrea Frank en Boston mientras preparaba sus obras para la exposición en la Galería Michela Rizzo. Durante la entrevista nos comentó que su encuentro con Sterman estimuló su curiosidad acerca de los sistemas que ella define como “modelos, herramientas, o parte de una estrategia de visualización con el propósito de hacer arte”[2]. El resultado de este interés se ha traducido en algunas series fotográficas que analizan los sistemas construidos en torno al “concepto de la globalización y sus redes invisibles, logísticamente perfectas e increíblemente rápidas y eficientes”[3]. Utilizando imágenes tomadas en algunos museos de historia natural de Nueva York y de Harvard, que representan aves, abejas y plantas en peligro de extinción, Andrea Frank ha creado un collage para aplicar el método científico de los sistemas a la investigación artística. Las imágenes son fotografías en plexiglás creadas a través de un corte por láser y montadas en las paredes de las salas de exposición por medio de la técnica del collage. El efecto global crea un diseño de diagramas casuales. Las imágenes se componen en grupos formando sistemas que se relacionan entre ellos y muestran cómo diferentes áreas temáticas en realidad están conectados por redes invisibles: dos rejillas, una con abejas y la otra con estambres y pistilos procedentes del Harvard Museum of Natural History, dos hileras de imágenes que representan diez clases vacías del MIT, 15 imágenes de su serie fotográfica titulada “Port and Ships” (2005-2007) y una serie de fotografías de aves tomadas en el Museum of Natural History de Nueva York.

Image: Courtesy of Andrea Frank

¿Qué relación tienen entre ellos los puertos, los barcos, los pájaros, las abejas, las plantas y las clases de la universidad?

 

La búsqueda de Andrew Frank se basó principalmente en el concepto de mercado global y en los problemas que este conlleva en términos de gastos humanos y ambientales. La reflexión sobre los sistemas ha llevado a la artista a desarrollar un proyecto que muestra ciertas dinámicas producidas por la globalización que, aunque invisibles, provocan cambios sustanciales en el ámbito económico, en la política internacional y sobre todo en el medio ambiente.

 

Sus proyectos entran dentro del concepto de “ecosostenibilidad del arte”, cuyo objetivo principal es hacer visibles los múltiples esfuerzos por resolver los problemas ambientales y sociales. Sin embargo, a menudo estos esfuerzos fallan debido a nuevos problemas que aunque se atribuyan a fuerzas externas son en realidad las consecuencias de nuestras acciones pasadas. El arte es por tanto un medio para mostrar el fracaso, pero también para despertar nuestras conciencias. La composición de las aves en peligro de extinción en la pared reproduce el movimiento del vuelo. Esta representación simboliza el ecosistema, pero también es una metáfora de la existencia humana y sus limitaciones. Los barcos son los gigantes de los océanos que contienen todo tipo de mercancías producidas por el capitalismo. Nuestros deseos y nuestras necesidades de consumir a diario navegan de un lugar a otro del planeta, modificando el medio ambiente y transformando grandes zonas de la ciudad que dan al mar. La transformación urbana, la industria y la emisión de gases y residuos perjudican al medio ambiente y son la principal causa de efectos devastadores e irreversibles, como la extinción de algunas especies animales incluidas las familias de aves y muchos géneros de formas vegetales. Las clases son el símbolo de los lugares de la cultura y de la educación donde se debería aprender a conocer nuestro entorno natural y las especies animales que lo habitan, pero están vacías y por tanto representan la pérdida y el vacío que afecta a nuestros conocimientos reales e implicaciones. Las instituciones culturales, de hecho, deberían ser la principal herramienta del conocimiento para las generaciones actuales, para el cambio, el aumento de los recursos y la sostenibilidad ambiental.

Estas imágenes se fundan en el estado de crisis de la naturaleza, los cambios ambientales y climáticos y el inminente colapso del ecosistema.

 

 

The images were taken from the Blaschka Glass Flowers on display at the Harvard Museum of Natural History (www.hmnh.harvard.edu)


[1] Cfr. John Sterman in Frank, Andrea, Vision. MIT Interviews, (Jerry Adler Ed.), MIT Visual Arts Program SA+P, 2008, p. 56.

[2] Entrevista realizada en Cambridge el 5-11-2011.

[3] Ídem.