“Simone”, reflexiones sobre una puesta en escena | MARCELA TERRA

Simone comenzó como una idea simple de llevar a escena algo sobre la escritora y pensadora francesa Simone de Beauvoir, con motivo del centenario de su nacimiento, puesto que dicha efeméride la ponía nuevamente en boga. Contrariamente a lo esperado, fue más difícil de lo previsto por la contradicción de su personalidad en apariencia fría y distante. Muy diferente fue el trabajo con Virginia (Entre Les Ones. Virginia Woolf, paraula i vida. Estrenada el 2006.) Sus textos nos atraparon de inmediato, todo en ella se transformaba en pasión, agonía y sufrimiento. La tragedia estaba dada, el interés teatral también.

Me pasé mucho tiempo preguntando si esta historia tendría ese “interés teatral”. Cómo y por qué cuento esta historia, cuál es la necesidad de llevarla a cabo. Cuáles son los puntos por los que quiero pasar, los que no quiero evitar, en los que me quiero sumergir. Inicio el proceso de ensayos y aún no lo sé. Pero también naufragar es una forma de encontrar algún puerto. Comenzamos entonces desde cero, con las ganas de volver al escenario, de hacer un trabajo bello, que guste, que atraiga y que nos ayude a encontrar esas pequeñas respuestas, o mejor preguntas, que hacen al teatro vital e imprescindible. Preguntas que habitan el silencio sin encontrar palabras para realizarse. Preguntas que serán un gesto, una mirada, un ritmo. Preguntas simples y delicadas. Preguntas profundas y corrosivas, preguntas. Comienzo este espectáculo llena de preguntas. La principal, por qué y para qué lo hacemos.

La importancia de Simone de Beauvoir es innegable, la pasión con la que se entregó a ese plan que fue su existencia, filosófica y humanista, nos dejó un gran legado con su obra literaria, sus ensayos críticos y sus diarios. Compañera del filósofo Jean Paul Sartre al que conoció en la Universidad de la Sorbona donde ambos fueron estudiantes. Con el que inició una relación amorosa e intelectual que duró prácticamente toda su vida. Esta historia de amor es una de las más desconcertantes de la literatura. Era una relación atípica que se caracterizó por ser libre, moderna, y a veces incluso escandalosa. En los años 30 era inadmisible una relación libre basada en un mismo proyecto de vida, con la libertad para compartir incluso a sus amantes.

Sartre correspondía exactamente al compañero con el que yo había soñado desde los 15 años. Era el doble en quien encontraba, incandescentes, todas mis manías. Siempre podía compartirlo todo en él”.

El tema fundamental de su actividad intelectual fue la mujer. La publicación de los dos tomos de El Segundo Sexo, provocó un escándalo, en él habla del papel al que fue relegada la mujer desde el principio de la vida y de la necesidad de devolverle la libertad. Vivimos en un mundo construído por y para hombres. Las mujeres deben encontrar su lugar, su dignidad humana y proyectarse al futuro, para conseguir su propia trascendencia. Defensora incansable de los derechos de la mujer se convirtió en un personaje molesto y criticado. Es una de las primeras feministas que fue capaz de analizar con lucidez la posición de la mujer en el mundo. Simone de Beauvoir es un icono todavía vigente del feminismo mundial. Fue un ejemplo para las mujeres de todo el mundo por su compromiso y pasión, radicalidad y coherencia. Ella supo estar a la altura de un siglo de grandes transformaciones.

En nuestro montaje la protagonista, Simone, hace un balance de su vida pasando por todos esos cambios que supuso el convulso siglo XX: dos guerras mundiales, su pasión por el cine mudo, el dadaísmo, Brecht, el Jazz. Su lucha por la igualdad social y por la condición femenina. Simone es al mismo tiempo la revisión de la vida de una mujer antes de su muerte y la mirada a la evolución política y estética desde su centro: el París del siglo XX. La riqueza de esta época nos hizo optar por un montaje lúdico, escapando así un poco de la densidad filosófica de su pensamiento pero sin dejarlo de lado. Quisimos darle cabida a todo lo que ella conoció, le apasionó y le asombró del Paris de su juventud, en sus recuerdos están Los Hermanos Marx, los inicios del cine, el surrealismo y tantos otros estímulos artísticos e intelectuales. Pero sin dejar de lado su idea de la libertad, la muerte y el tiempo. “Estoy aquí, el tiempo transcurre y este instante no volverá jamás”.

En el inicio de la obra Simone se encuentra con un personaje que le es extraño, La Otra, es su otro yo, con el que comparte y objeta su vida, sus recuerdos. Este personaje la acompaña, transformándose en ese alter ego que al mismo tiempo critica e importuna.

El diseño escenográfico está concebido desde varias perspectivas: es un viaje por la memoria, es un viaje en el tiempo y en los cambios, es un viaje en el que las almas cruzan el río de la vida hacia la muerte. La idea de un barco, apareció desde el inicio del montaje, esa idea inspiró el espacio escénico. Ese barco es un esqueleto, abstracto, su estructura minimalista recuerda los objetos de este movimiento artístico, su timón los objetos Dadá de Marcel Duchamp. El suelo una huella tanto abstracta como conceptual, Land Art o Dramaturgia del Espacio.

Esta estética y el horror al tiempo que transcurre, nos definieron también el trabajo corporal de las actrices. Cada momento de la obra está concebido como un objeto plástico en el tiempo y en movimiento.

Durante el proceso pensé muchas veces si era fiel a su pensamiento, si era fiel a mi palabra y mis ganas de decir lo que quiero decir sin traicionarla a ella. Pensé en que tal vez lo más adecuado a un pensamiento existencialista sería un monólogo. El yo interior actor-personaje que le habla a un yo público. Uno desnudo a la luz, al juicio, a la crucifixión. El otro oculto en la sombra, en el anonimato, en las tinieblas, esperando por un momento verse desde la oscuridad reflejado en la luz y así poder llorar amargamente. Esta es nuestra catarsis moderna, la única, el llanto desconsolado y solitario en la oscuridad. Tal vez desde este concepto cada función debiera estar programada para un solo actor, un solo público. Pero ellos, al menos Simone y Sartre no escribieron monólogos. Y su libertad y amor por la vida me ayudaron a abandonar esta idea para optar por la otra, un espectáculo lúdico, intenso en el que Simone (personaje) se reconcilia feliz con la vida para adentrarse en la muerte.

 

Simone fue estrenada el 19 de febrero de 2010 en la Sala Maria Plans de Terrassa. Próximamente tendrá funciones en Granollers y Barcelona.

Sinopsis:

Es la última noche. Simone se encuentra consigo misma, con su vida, con la muerte. Es una noche plena de recuerdos. Es una noche para mirar atrás y reconocer el dolor y la felicidad de toda una vida. Es una noche para saber morir en paz.

Un espectáculo inspirado en la vida y la obra de Simone de Beauvoir, una de las pensadoras más influyentes del siglo XX, que vivió en una época convulsa, revolucionaria y creativa.

Funciones:

Terrassa

Sala María Plans

días: viernes 19, sábado 20 y domingo 21 de febrero
viernes 26, sábado 27 y domingo 28 de febrero

Granollers

Teatre Ponent

días: viernes 5, sábado 6 y domingo 7 de marzo

Barcelona

Nau Ivanow

días: viernes 14, sábado 15 y domingo 16 de Mayo
viernes 21, sábado 22 y domingo 23 de Mayo

Ficha Artística Simone

Título: “Simone”
Autora: Marcela Terra
Año : 2010
Nom de la Cia: Meridiano 70ymedio Teatro
Idioma: Castellano
Duración: 1h aproximado
Género: Teatro de texto


Fitxa artística

 

Dramatúrgia y Dirección: Marcela Terra
Intérpretes: Padi Padilla y Belen Bouso
Escenografía : Marcela Terra
Vestuario e Il.luminació :Consuelo Barrera
Movimiento: Lucila Vilela
Piano : Lea Vaiana
Assessorament Vocal : Eles Alavedra
Espacio Sonoro : Marcela Terra
Realización de Escenografía : Paco González y Marcos González
Fotografia Cartel: Xavier Basiana
Fotografía del Espectáculo : Marcela Terra
Dvd : José María Farfán
Diseño Gráfico : Patty Avendaño
Producción : Meridiano 70ymedio Teatro


Agradecimientos

 

Andreu solsona
Les Golfes de Can Fabra
Xavier Basiana
Nau Ivanow